Rehabilitación vial

Publicidad

Si bien la vía Cuenca-Girón-Pasaje necesita ser reconstruida en varios tramos, cuando no con un nuevo trazado dada la gravedad de su destrucción, es gratificante la intervención del Ministerio de Transporte y Obras Públicas para rehabilitarla.

Tal responsabilidad la tiene Asfaltar, empresa del GAD provincial del Azuay. En sesenta días debe concluir los trabajos en trece puntos críticos. Entre otros, reposición de la calzada, construcción de drenajes y muros de escolleras.

El MTOP, dentro de las pocas disponibilidades presupuestarias de 2021, “encontró” un millón de dólares para tal cometido, pero con la manifiesta predisposición para destinar mayores recursos en 2022, a fin de ampliar la intervención en la vía hasta los límites con El Oro, varios de cuyos tramos también están destruidos y son de gran magnitud.

Esta vía ya fue “rehabilitada” como parte del contrato suscrito en gobiernos anteriores con la compañía china Sinohydro. Abarcaba otras diez vías a nivel nacional, y cuya relación contractual sigue vigente.

Recién en junio de 2021 se suscribió el acta de recepción provisional de las obras. Han nombrado una comisión para la definitiva. Solo en un país como Ecuador suceden estas cosas. La contratista, cuya metodología era subcontratar, demandó al MTOP argumentando indisponibilidad financiera. 

publicidad

En la Cuenca-Girón-Pasaje son en aquellos mismos tramos intervenidos por Sinohydro donde reaparecieron los daños. Hay otros nuevos por supuesto. Otro agravante es la circulación de grandes volquetes cargados de áridos. Han destruido el carril con sentido sur-norte. Hay fallas geológicas en constante reactivación. La de Santa Ana, en Girón, por ejemplo.

Como se ve, el asunto es de fondo. Pero en medio de ese panorama es reconfortante la intervención del ministro Marcelo Cabrera, quien, por ser cuencano, carga con el peso de las exigencias ciudadanas ante un problema vial viejo, olvidado, con escaso presupuesto, sujeto a la desidia centralista y a los imprevistos de la naturaleza, no siempre salvables de un día para otro.