La violencia a la mujer en Cuenca: más frecuente de lo que creemos

Levantamiento de datos y entrevistas de: Jorge Isaac Peña, Emily Campoverde y Pedro Tenorio.

El puente Vivas nos Queremos se convirtió en un espacio para recordar a las víctimas de femicidio. Archivo /El Mercurio
Publicidad

La mañana del sábado 20 de febrero del 2021, María Alicia Vele (64 años) salió de la casa de su hijo, ubicada en Challuabamba y le dijo que volvería en la tarde. Pero sus familiares no volvieron a saber de ella. La reportaron como desaparecida y empezaron una búsqueda con su foto en redes sociales y en toda la ciudad. El 4 de marzo, su cuerpo fue encontrado  en una zona montañosa de la parroquia Cumbe. Estaba amarrado a un árbol y tenía signos de violencia.

María Alicia, una costurera y líder comunitaria, fue, en el Mes Internacional de la Mujer, la primera víctima de femicidio de este 2021 en Cuenca. 

Apenas un día después de que encontraran el cuerpo de María Alicia, desconocidos rompieron la placa que el Municipio de Cuenca colocó en el puente Mariano Moreno, que ahora lleva el nombre Vivas nos Queremos, y recordaba a las mujeres víctimas de femicidio de la ciudad y el país. También aparecieron graffitis amenazantes y un letrero de “Se busca” con la foto de Liz Zhingri, comunicadora y activista cuencana. 

La agresión a Liz, el ataque a un espacio que se convirtió en un memorial, el crimen de María Alicia son algunos ejemplos que materializan lo que dicen los datos sobre violencia machista en Azuay: 8 de cada 10 mujeres han experimentado algún hecho violento en su vida, según la Segunda encuesta sobre relaciones familiares y violencia de género contra las mujeres (2019), del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos.  

Otro dato dice que en Cuenca los delitos que más se denuncian en la Fiscalía son los de violencia intrafamiliar, según un informe del Observatorio de Seguridad Ciuadadana. Incluso sobre otros que suelen ser más comunes, como los robos a personas.

publicidad
DelitoPorcentaje
Violencia intrafamiliar26%
Accidentes de tránsito19%
Robo/Hurto a personas15%
Robo/Hurto a bienes, accesorios y partes de vehículos14%
Robo/Hurto a domicilios10%
Robo/Hurto a unidades económicas5%
Robo/Hurto a motocicletas5%
Violaciones en espacio privado2%
Rubo/Hurto de vehículos2%
Muertes violentas en accidentes de tránsito1%
Violaciones no determinadas el lugar 1%
Otros1%
Fuente: Observatorio del Consejo de Seguridad Ciudadana, con datos de la Fiscalía del Azuay

La violencia intrafamiliar es hacia cualquier miembro de la familia. El 93 % de las denuncias que llegaron en el 2020 corresponden a mujeres.

“Eso es preocupante, porque refleja la condición de vida que tenemos las mujeres en las distintas etapas, desde la niñez hasta la adultez, con una serie de expresiones que lesionan nuestras vidas, la salud y que culminan con uno de los actos más viles que es el femicidio”, Nidia Solis, representante del Cabildo de Mujeres en Cuenca. 

Que la violencia a los miembros de la mujer y la familia sea el delito más denunciado en Cuenca también indica algo importante: “Se ha desnaturalizado progresivamente lo que significa la violencia y sus distintas manifestaciones. No solo la violencia física, también la violencia sexual, la violencia patrimonial, psicológica, ginecobstétrica, etcétera”, resalta Solis. 

De hecho, los datos indican que desde el 2017 al 2020 hay un incremento significativo de las denuncias por intimidación y por agresión económica/patrimonial. 

Tipo de agresión2017201820192020
Agresión psicológica1.8841.2731.1341.112
Agresión por intimidación49271540635
Agresión física584550594526
Agresión económica/patrimonial1067184217
Agresión sexual29497065
Agresión otros24043110
Total*2.5582.2402.5652.665
Fuente: Fiscalía del Azuay, reporte proporcionado por el Observatorio de Seguriad Ciuadadana – *La denuncia puede registrar más de un tipo de agresión

“Cuando estudias a profundidad esas violencias, ves que tienen otras características, por ejemplo, la violencia ginecobstétrica se da más en las mujeres racializadas, porque en los centros de salud persisten los estereotipos, por ejemplo, que las mujeres negras o indígenas aguantan más dolor sin anestesia o sin analgésicos” – Deyanira López, Directora de la Escuela de Formación Afro del Azuay.

La violencia política 

Aunque no es nueva, en Cuenca, la expresión “violencia política” se escucha más en los últimos años.  Hay varios ejemplos que la explican: cuando el Concejo Cantonal no respetó el principio de paridad en la elección de la Vicealcaldía y puso a un hombre y no a una mujer en ese cargo. Cuando las mujeres son llamadas para completar la cuota en las listas, pero no las lideran. Cuando son el blanco de expresiones que las cuestionan por el hecho de ser mujeres.

Femicidios

Entre el 2014 -año en que el femicidio se tipificó como delito- y el 2020, en Azuay se han registrado 49 casos de femicidio, según el reporte de la fundación Aldea.

Imagen tomada de la Fundación Aldea.

En este 2021, según el reporte entregado por la Fiscalía Provincial a El Mercurio, se registran tres femicidios hasta el 31 de octubre, en Cuenca. Según el mapa de la Fundación Aldea, son 5 en Azuay.

La Red de Familias Víctimas de Femicidio de Cuenca, por su parte, tiene 85 nombres de mujeres asesinadas por la violencia machista a lo largo de los años. Uno de esos nombres es el de Maribel Pinto, asesinada con 113 puñaladas la madrugada del 3 de noviembre de 2020. Maribel era una mujer que luchó por la comunidad afro en Cuenca. A un año de su muerte, sus compañeras repiten: “La vida de las mujeres afro también importa”.

«Vivimos en un estado racista, machista, patriarcal, donde las mujeres nunca hemos sido sujetos de derecho y peor la mujer afrodescendiente. Maribel no estaba sola. Todas somos víctimas no solo de un sujeto que desturyó una familia… sino que somos víctimas de un Estado que no brinda las oportunidades y facilidades para que podamos desarrollarnos de la forma adecuada. Nivel de educación, oportunidades laborales, estereotipos impuestos por una sociedad, medios de comunicación que perpetuan esos mismos estereotipos negativos». Nila de Aguilar, líder de la comunidad afro en Cuenca.

Las mujeres entrevistadas para este reportaje coinciden en que en Cuenca y Azuay la violencia cada vez está menos naturalizada y eso permite que las denuncias se incrementen. Pero también las ganas de romper el círculo de violencia. «En Azuay el movimiento de mujeres está muy consolidado, ha permitido crear espacios de incidencia», expresa Diana Vásquez, coordinadora de emprendimientos productivos de la Casa de Acogida María Amor.

«Es necesario que los estados asuman la violencia como una realidad que ocurre todos los días. Si los datos nos dicen que en la provincia 8 de cada 10 mujeres son víctimas de violencia, el enfoque está ahí».

Diana Vásquez, coordinadora de emprendimientos productivos de la Casa de Acogida María Amor.

¿Cómo buscar apoyo?

Las mujeres que viven algún tipo de violencia pueden comunicarse al 2832817, que brinda servicio 24/7.

Acudir a la Casa de Acogida María Amor, en la Calle Baltazara De Calderón 2-26 Y Miguel Vélez

También pueden pedir auxilio al ECU 911

En las parroquias rurales, las mujeres pueden acudir a las tenencias políticas y en la ciudad a las Juntas Cantonales de Protección de Derechos.