Cuenca, centro de investigación sobre epilepsia en Latinoamérica

Arturo Carpio, quien siempre ha cumplido una labor altruista, dice que para ser un investigador se necesita tener mística y, en su campo, ser un apasionado de la medicina. José Mosquera/El Mercurio
Publicidad

Arturo Carpio, docente de la Universidad de Cuenca y uno de los investigadores más reconocidos del país, indicó que desde este mes se realiza el “Estudio Prospectivo Multicéntrico Latinoamericano de Primera Crisis Epiléptica”.

Carpio, investigador principal del Grupo Multicentro Latinoamericano, sostuvo que personalmente viene trabajando cerca de tres décadas en el Alma Mater, tiempo en el cual ha realizado grandes investigaciones, tales como: la cisticercosis cerebral y la epilepsia.

“Es un honor decir que somos el Grupo más fuerte de investigación en Latinoamérica de cisticercosis cerebral; de hecho así lo dicen las publicaciones científicas, y en epilepsia, pues fuimos los primeros que trabajamos en la prevalencia”.

El galeno, de 72 años, especialista en neurología, reflexiona que hacen el actual Estudio por su impacto social y económico. “Cuando las personas sufren ataques epilépticos generalmente suelen ser rezagados, o a veces el mismo paciente se aísla, empezando a tener problemas de ansiedad y depresión, desencadenando en problemas biopsicosociales”.

Por estas razones, el tratamiento de la epilepsia debe ser multidisciplinario que incluyen: neurólogo, psicólogo, trabajador social, psiquiatra, menciona.

publicidad

Estudio

Carpio, quien hace 25 años fundó de la Federación Nacional de Padres de Personas con Discapacidad Intelectual y Autogestores, detalla que los cuadros de epilepsia se presentan con una brusca descarga eléctrica en el cerebro.

“Esta enfermedad ha sido bastante investigada en países de primer mundo, pero muy poco en Latinoamérica y menos en Ecuador, lo que hace más complejo este estudio”.

Así, por ejemplo, las causas de epilepsia en otros países son diferentes a las que se puede identificar en Ecuador, en donde esta enfermedad se debe principalmente a complicaciones en el parto o infecciones del cerebro por parásitos como cisticercosis.

“Es importante conocer y determinar estas variables para implementar políticas de salud, pues se debe prevenir la enfermedad…Con base a esto, nuestra investigación será la primera en Latinoamérica”.

En el estudio participarán 20 investigadores y diez hospitales de cinco países: Brasil, Chile, Argentina, México y Ecuador.

Los datos obtenidos se ingresarán a la REDCap, que será manejada desde la Universidad de Cuenca, donde se centralizará la información de las otras universidades.

En el primer año se reunirán a 400 pacientes para que participen en dicha investigación, en el segundo se realizará el respectivo seguimiento.

“El objetivo es establecer el diagnóstico diferencial y la etiología de la primera crisis epiléptica, así como las causas y los factores de riesgo de recurrencia de crisis”.

El paciente que presente la primera crisis no necesariamente tiene epilepsia. “En nuestro país y en Latinoamérica todavía no sabemos cuántas personas tienen primera crisis y cuántos epilepsia, lo que es clave para establecer políticas de salud”, expresó el galeno que también es un apasionado por las motocicletas.

El proyecto cuenta con el apoyo de las autoridades de la Universidad de Cuenca, principalmente de su rectora María Augusta Hermida, y vicerrectora Monserrath Jerves. “Con una visión futurista, ellas aprobaron este estudio. Debo recalcar su apoyo”.

Aporte a la ciencia

Arturo Carpio, por otra parte, recalca que la investigación científica “lamentablemente” no siempre tiene la importancia que se merece. No obstante, añade que poco a poco viene creciendo en todas las áreas y campos.

Hoy en día la Universidad de Cuenca es una de las casas de estudios superiores que más investiga y publica en el mundo, por lo que se encuentra en la lista de rankings internacionales. “Es importante que la ciudadanía conozca los aportes que brindamos a la investigación científica, que se mide a través del impacto”.

Antes, una investigación científica era evaluada cuando salía en revistas indexadas, ahora se lo hace por el número de citas por artículo, sostiene.

“En la actualidad existen plataformas que evalúan a las universidades, en donde se determina cuántas publicaciones tienen por mes y año, y a su vez cuántas veces fue citado el autor o una universidad en el mundo científico”.

En este contexto, Carpio figura entre los 10.000 Investigadores más citas de Latinoamérica, según la revista “AD Scientific Index 2021”, junto a cuatro colegas de la Universidad de Cuenca: Jan Feyen (Bélgica), SI Da Silva (Brasil), Rolando Celleri y Patricio Crespo.

Los dos primeros investigadores científicos no son docentes de planta, pero han realizado valiosas investigaciones para la Universidad de Cuenca, que a su vez es la séptima citada en Ecuador en el área de la salud.

“Estos datos son importantes porque las universidades son acreditadas dependiendo del número de investigaciones científicas y publicaciones”, añade.

En este ranking igualmente constan los países que mayormente realizan sus aportes a nivel de Latinoamérica, a través del número de sus científicos, en donde Ecuador se ubica quinto con 91, solo por detrás de Brasil (7.656), Argentina (838), Chile (635) y Colombia (551).

El trabajo que viene desarrollando Carpio, médico que tiene 150 publicaciones, también puede evidenciarse en Google Académico, en donde tiene un total de 4.059 citas, desde 2016. (I)

EL DATO

1%

Es la frecuencia de la epilepsia en Ecuador, es decir, que solamente en Cuenca existen más de 4.000 pacientes con este enfermedad.