La sostenibilidad y un fuerte influjo español marcarán la XV Bienal de Cuenca

Fotografía cedida por la Bienal de Cuenca de la curadora española Blanca De la Torre.
Publicidad

La XV Bienal de Cuenca, el proyecto cultural más internacional que se celebra en Ecuador y que abre sus puertas el próximo viernes 10 de diciembre del 2021, apuesta fuerte por la sostenibilidad y cuenta con un marcado influjo español de la mano de la curadora Blanca De la Torre.

Con 34 artistas seleccionados, siete de los cuales son españoles, el mismo número que ecuatorianos, esta plataforma de creación contemporánea de artes visuales se extenderá hasta el 28 de febrero y lo hará bajo un enfoque sostenible con el foco sobre la conservación y la vida, tanto en el fondo como en la forma.

Bajo la nomenclatura del «Bioceno», esta nueva edición de un festival con 34 años a sus espaldas, busca resaltar desde un punto de vista positivo cómo la cultura puede hablar un lenguaje de la sostenibilidad y no solo desde la teoría, sino también a través de sus prácticas, materiales o la economía circular.

Bienal del Bioceno

«Decidí acuñar el Bioceno como una nueva era que sitúa la vida en el centro«, explicó a Efe De la Torre, días antes de la inauguración de la Bienal.

publicidad

Su idea parte de conceptos como el de Antropoceno o la ‘era del hombre’ y otras alternativas que se han ido acuñando y que ponen el acento en la responsabilidad última y compartida del deterioro del planeta, algo que la comisaria española critica al considerar que «eluden todas esas connotaciones políticas, sociales económicas y coloniales».

Bajo esa filosofía, esta muestra que auspicia la Cooperación Española entre otras instituciones, arranca el 10 de diciembre de forma presencial, con menos participantes que en ocasiones anteriores, en línea con su voluntad sustentable, y el mayor número de artistas mujeres de su historia, que representan el 67%.

La exhibición incorpora diferentes formatos y abarca de manera transversal tres ejes que se van interrelacionando en las obras: El conocimiento ancestral y otras epistemologías, ecofeminismos, y escenarios futuribles.

Con ello, la curadora ha querido reivindicar «las tradiciones de las comunidades, la sabiduría de los pueblos originarios, de los campesinos y prestar atención especial a los conocimientos bioculturales asociados a la biodiversidad».

También desde el feminismo ecológico su pretensión es trasladar la sostenbilidad al terreno de lo práctico, «en línea con ese pensamiento y acción que aúnan feminismo y ecología» y que se entrelaza en todos los ejes.

Por último, su propuesta parte de una visión utópica, pero no por ello inalcanzable, de «entender el arte como el medio eficaz para construir los escenarios probables y posibles» donde coexisten «alternativas y posibilidades».

Artistas españoles

Con tres premios dotados con 20.000 dólares cada uno, la Bienal recoge 33 obras de 34 artistas ecuatorianos y españoles, además de otros países europeos, norteamericanos y latinoamericanos.

Entre los españoles figuran Eugenio Ampudia, Eugenio Merino y Avelino Sala, que presentan una pieza específica colectiva, Juan Zamora, Rosell Meseguer, Asunción Molinos Gordo y Cristina Lucas.

Incluye, además, un Decálogo de la Sostenibilidad con «el mantra de la ecoeficiencia», que se trata de un plan elaborado por la propia De la Torre para reducir la huella ecológica, fomentar el empleo de materiales de cercanía, naturales y biodegradables, promover la economía circular para dar una segunda vida a los materiales empleados, etc.

Y como ejemplo de este compromiso menciona que únicamente dos obras han sido transportadas en avión a Ecuador, o que los carteles publicitarios serán reutilizados para elaborar productos de promoción comercial.

Los lugares de exposición en el centro de la ciudad ecuatoriana se encuentran a una distancia caminable para que también el camino se convierta en parte de una experiencia cultural ecológica.

«Desde la cultura estamos siempre dando lecciones hacia afuera, pero rara vez miramos nuestra propia huella o cuestionamos nuestros propios modos de consumo cultural», sostiene esta historiadora del Arte con amplia trayectoria en curaduría internacional y proyectos en los que impulsa la defensa medioambiental con la cultural.

Por ello, la XV Bienal del Bioceno de Cuenca será la más ecológica hasta la fecha, para «apuntar otros caminos y otros modos de producir cultura para construir un planeta más habitable». EFE