Inicia tímida reactivación de producción petrolera en Ecuador

Fotografía cedida por el Ministerio de Energía de Ecuador, que muestra los trabajos para instalar la tubería del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE), sometido a una reconducción.
Publicidad

La producción petrolera de Ecuador, su principal producto de exportación, inicia una tímida recuperación tras la reactivación el pasado fin de semana de sus oleoductos, y después de tres semanas de interrupción por la erosión en el río Coca.

El transporte del crudo a través del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE, público) y del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP, privado) se reanudó el 31 de diciembre, permitiendo de nuevo la producción en los campos de la Amazonía.

La suspensión de operaciones en ambos oleoductos provocó un descenso en la producción que solo en el caso de la estatal Petroecuador llegó a caer por debajo, incluso, de los 100.000 barriles diarios.

Pero tras la reactivación del bombeo, una fuente del sector informó este martes a Efe que la semana comenzó con una producción nacional de 306.871 barriles, de los cuales 234.758 corresponden a Petroecuador y 72.113 a las firmas privadas.

CONSTRUCCIÓN DE DESVÍOS

publicidad

La suspensión del transporte del crudo se declaró el pasado 10 de diciembre, a raíz de un nuevo caso de corrimiento de tierras en un afluente del río Coca, que amenazaba la integridad de las tuberías.

La reanudación del bombeo de crudo se alcanzó luego de que finalizaran los trabajos de construcción de una «séptima variante» del SOTE en la zona de la erosión, según el ministro de Energía, Juan Carlos Bermeo.

Se colocó una nueva tubería de 26 pulgadas de diámetro, localizada en los últimos tramos en las faldas del volcán El Reventador, con el objetivo de alejarse, al menos 400 metros, de la zona de erosión lateral en el sector del río Piedra Fina.

También el OCP reanudó sus operaciones tras concluir una variante en el recorrido de la tubería en el sector de El Reventador, en la provincia amazónica de Napo.

La erosión en la zona de El Reventador corresponde a un proceso de deterioro regresivo en cauces de afluentes del río Coca por donde cruzan el SOTE, el OCP y un poliducto para el transporte de derivados.

Este proceso natural empezó a registrarse en 2020 y desde entonces Petroecuador ha construido algunos desvíos para reconducir la tubería.

La reanudación de las operaciones del SOTE también permite que se retomen, de manera paulatina, las actividades en las refinerías «Esmeraldas» y «La Libertad», ambas en la zona costera, afectadas por el corte en el suministro, para lo cual se estableció un plan técnico.

Petroecuador estima que el reinicio de actividades en los campos de producción tarde entre 7 y 10 días, cuando se evaluará la situación para verificar si es necesario realizar «trabajos adicionales para reacondicionar los mismos».

Con una producción diaria de unos 480.000 barriles de crudo antes de la última interrupción del bombeo, Ecuador tiene en la exportación petrolera a una de sus principales fuentes de ingreso de divisas y de financiación de su presupuesto estatal. EFE