- Publicidad -
Inicio Educación Exposición de cuerpos humanos reales en Cuenca

Exposición de cuerpos humanos reales en Cuenca

Una vez que las personas fallecieron y dieron su consentimiento, los cuerpos fueron preservados para el estudio. Xavier Caivinagua/El Mercurio

En los noventa, académicos y estudiantes verían el primer cuerpo humano “plastinado”, un proceso de preservación que fue creado por el médico alemán Gunther von Hagens.

El investigador europeo tenía como objetivo mostrar el cuerpo de los humanos como nunca antes se había mostrado: con detalles que pudieran ayudar al proceso de formación de médicos.

No obstante, una vez que la técnica fue perfeccionada, el alemán, en 1997, organizó la primera exposición de cuerpos humanos para el público, la cual se denominó “Body Worlds”.

La muestra de la anotomía humana tuvo tanto éxito que, hasta la fecha, varias empresas han adquirido los derechos para exhibir los cuerpos en docenas de países. Y, entre las empresas que han optado por organizar las exposiciones está AET Ecuador. 

En un principio, la exhibición estuvo activa en el último trimestre del 2021 en Guayaquil. Pero la empresa decidió traer los cuerpos plastinados a Cuenca. Para ello se armaron siete salas en el Centro de Convenciones del Mall del Río que están dedicadas a los diferentes sistemas del cuerpo humano.

Cada una de las salas albergan, en total, ocho cuerpos, cinco torsos y más de cien órganos reales que pasaron por el proceso de plastinado.

“Estos son cuerpos humanos reales… Estos pasaron por un proceso en el que se extrajeron los líquidos y luego pasa por varios procesos de calor y frío, en cámaras, y después, la parte clave, es la introducción de un polímero especial que solidifica al cuerpo. Con esto podemos ver a detalle, tal cual, el cuerpo humano”, explicó Nicolás Romero representante de AET Ecuador.

Guías

La exposición de los cuerpos humanos, que se inauguró ayer en el Mall del Río, no solo consta de una muestra, sino de una guía por las salas armadas que está a cargo de estudiantes de medicina. Cada paseo dura entre 50 minutos y una hora.

“La idea no es solo que el público venga y vea, sino que interactúe, que conozca cómo funciona nuestro cuerpo. Para ello tenemos a los guías que acompañarán a los visitantes y responderán sus dudas”, dijo a El Mercurio Fernanda Díaz, quien es parte de los organizadores de la exposición.

En las salas hay órganos con y sin patologías. El objetivo de esto es que el público vea cómo reaccionan las partes del cuerpo a una enfermedad o qué pasa, por ejemplo, con los pulmones cuando una persona fuma.

“Algo que siempre pasa, y nos pasó en Guayaquil, es que la gente cuando sale tiene muchas preguntas que podría decir que son hasta existenciales. Se hace preguntas porque se va a encontrar con lo que somos, que lo que nos hace funcionar”, dijo Romero.

La exposición estará activa hasta el 6 de febrero. Los horarios de atención son: de lunes a viernes, de 12:00 a 20:00, los sábados, de 12:00 a 21:00, y los domingos, de 12:00 a 20:00. El costo de entrada es de 5 dólares para adultos, 3 dólares para niños, y 2.50 para adultos mayores.

Para ingresar se requerirá el carnet de vacunación con el esquema completo y el uso obligatorio de mascarilla. (I)

Salir de la versión móvil