- Publicidad -
Inicio Opinión Editorial Dos ordenanzas, a debate

Dos ordenanzas, a debate

El Concejo Cantonal de Cuenca debate los proyectos de Ordenanza sobre el Plan de Ordenamiento Territorial (PDOT) y el Plan de Uso y Gestión de Suelo (PUGS). Son normativas establecidas en el COOTAD.

La ley establece disposiciones de cómo elaborarlos. Entre ellos, buscar la más amplia participación ciudadana, pero reglada.

Según el alcalde Pedro Palacios, en el análisis y discusión de los proyectos intervinieron 5.850 participantes. En 307 reuniones de trabajo efectuadas a lo largo de dos años y medio participaron representantes de los Gobiernos Parroquiales, de la academia, de otras instituciones públicas, de los sectores productivos y barriales, entre otros.

Si es así, son normativas elaboradas con pleno y absoluto conocimiento de todos los sectores involucrados en el manejo territorial, tan, pero tan importante en el momento actual, cuando las ciudades, sobre todo las llamadas “intermedias”, como es el caso de Cuenca, necesitan de normas claras, apegadas a la realidad, para ajustar su crecimiento, la dotación de servicios básicos a mediano y largo plazo, poner límites a ciertos abusos ciudadanos, conseguir espacios para las actividades económico-industriales, de repensar los usos del suelo, ahora controversiales en muchos casos y hasta inequitativos.

Los proyectos dispuestos a primer debate no necesariamente tendrán la última palabra. Los concejales, se supone, tienen todos los insumos para debatir con probidad. Habrán sido parte de las reuniones de trabajo.

Cuenca sigue creciendo horizontalmente. Ya no hay límite con sus parroquias rurales; igual con Azogues. Proliferan por doquier urbanizaciones y lotizaciones, hasta en los suelos declarados como agrícolas.

No hay suelo industrial. El tráfico vehicular es un nudo indescifrable. Urgen espacios para “descentralizar” los mercados, la terminal terrestre, la terminal aérea.

Entre el primero y segundo debate habrá más contribuciones para mejorar los proyectos; igual, las objeciones. En fin, todo cuanto lo permite la participación ciudadana. Será vital oír a todos.

Salir de la versión móvil