Visas y transparencia

Publicidad

Un sabor agridulce se apodera del Ecuador honesto, trabajador y ético, tras la justificación del embajador de los Estados Unidos en el país, Michael Fitzpatrick, aunque comprensible en tratándose de la legislación del suyo.

Cuando el diplomático habló de la existencia, en Ecuador, de “narcogenerales”, aunque no especificó si pertenecen tanto a la Policía Nacional como a las Fuerzas Armadas, o solo a una de estas instituciones, causó un sismo.

Y fue más sentido cuando se reveló el retiro de la visa estadounidense a varios generales de la Policía en servicio pasivo. Igual a quienes, por medio de un recurso de amparo constitucional, lograron el retorno a la institución, si bien suspendido por ahora.

Luego, Fitzpatrick habló del retiro de visas a “jueces, abogados, funcionarios públicos o privados”. Esto aumentó la fuerza de aquel primer sismo, sentido con más fuerza en la Función Judicial.

Eso siembra sospechas, generalizaciones y desconfianza. ¿Algunos jueces y conjueces se aliaron al narcotráfico u otra acción corrupta? Esta sería la conclusión del gobierno norteamericano para actuar como lo hace.

publicidad

Y por eso Ecuador pide a la Embajada identificar a quienes hollaron la confianza norteamericana al otorgarles una visa, supuestamente por incurrir en actos de corrupción.

Ese país, como cualquier otro, tiene prerrogativa de otorgar y retirar una visa. Por razones legales, según Fitzpatrick, no puede revelar nombres, aunque abre la posibilidad de entregar información por medio de un mecanismo de asistencia penal internacional dentro de un proceso judicial.

Un proceso, sin duda, largo y engorroso. Pues el gobierno deberá interponer una denuncia penal ante la Fiscalía y esta iniciar la investigación, en cuyo caso serán necesarios informes de la Contraloría, Superintendencia de Bancos y de la UAFE. La primera institución ya hace su trabajo.

A ningún juez ni conjuez de la CNJ le ha sido retirado la visa. Lo dice su presidente Iván Saquicela.

Así las cosas, un posible manto de oscuridad e impunidad reinará sobre el asunto. Esto en nada abona a la transparencia.