- Publicidad -

Consultita

josechalcosalgado@gmail.com

            Ya parece como una cuestión interpretada a “sea dicha de paso”. Sea hecha de paso. De una vez hagamos. Lancemos una consultita.

            La consulta popular es un instrumento de democracia participativa -algunos llaman directa- por la cual la población tiene el atributo para definir vía referendum o plebiscito cuestiones relevantes para la marcha del país. Es decir, se entrega a la población la potetad definitoria y decisoria de lo que se debe realizar. La mayoría gana y se hace.

            El anuncio del presidente para probar una nueva consulta popular en el país, parece reducirle a este intrumento constitucional y demorático, a una especie de consultita más. Y es que, el Ecuador ha sido en el último tiempo sujeto a varios procesos de consulta popular que pretenden -normalizadamente- burlar a la Constitución y los mecanismos propios para su reforma. Por ejemplo, se suelen incluir inhabilidades para ser candidato de elección popular, diseñar órganos transitorios para rediseñar la institucionalidad y una clásica que nunca falla: preguntas para tomarse la justicia.

            El discurso en contra del sistema judicial no es actual ni de última data. Ha sido un problema con el que ha debido afrontar el Ecuador mucho tiempo; antes la famosa reorganización de la justicia y después la correización de la justicia. Eliminar el Consejo de la Judicatura, pensamiento actual del Ejecutivo, seguro puede ser un camino adecuado para extinguir las presiones e injerencia interna en el Poder Judicial, pero aquello es un cambio a la Constitución ecuatoriana. Luego, más allá de nuevamente buscar pulir la justicia, debe medirse el camino para el respeto democrático a la institucional del Estado.

            Los experimentos por los que ha debido pasar el país durante los últimos años hablan muy mal del sistema republicano y constitucional. Dicen muy poco de la formación y esfuerzo para dirigir al Ecuador. O quizá, lamentablmente, puede ser el reflejo de una sociedad que muy poco hace hoy por la honestidad, lealtad, dedicación y camino correcto, sino que prefiere el saltarse la norma, el encontrar la salida, el mirar para el lado.

            La consulta popular no puede ser vista una vez más, como una consultita más. (O)

Salir de la versión móvil