- Publicidad -
Inicio Opinión Columnistas Somos parsimoniosos

Somos parsimoniosos

Luis Ochoa Maldonado

Cuando los hechos nos superan, reaccionamos a los problemas en la marcha. Sin planificación. Por ejemplo: en el auge de la curva del COVID se observó cómo pacientes sintomáticos respiratorios con prueba positiva para la enfermedad, hacían colas para obtener un registro en las unidades médicas del IESS. Ahora aparece una página Web en donde se puede a través de las redes hacer dicha actividad, hasta por 30 días de reposo, además se habilita la misma hasta 8 días de la calamidad doméstica. ¿Cuánto se hubiese ahorrado en nuevos contagios y el consiguiente sufrimiento de la gente?  

Se está luchando contra mafias organizadas con violencia generalizada y miedo de la gente, es verdad, pero quienes han permitido que la droga llegue hasta ciudades especialmente de la costa, en donde son incautadas, cerca del puerto para su embarque. La respuesta recae sobre el descuido de las fronteras, haciéndolas porosas, que son el principio y fin de la violencia entronizada en el país. Corresponde o no a las fuerzas armadas la custodia de los limites patrios y que pasa en el cumplimiento de sus funciones inherentes. Es la respuesta que esperamos con presteza de parte del estado en su conjunto. Por cuanto lo importante es actuar en los cimientes de la circulación de las drogas. Caso contrario la policía es rebasada en sus acciones de manera grotesca en los últimos meses.

Las autoridades del más alto nivel, toman decisiones al apuro, cuando los hechos los han rebasado, dando muestras de improvisación para sus altas magistraturas, como ejemplo doloroso las masacres en las cárceles, el cambio del mando policial en plena mortandad en Guayaquil. Lo peligroso si no se toman las precauciones debidas es que sigamos escalando en violencia sin control. Que nos pase lo de México y Colombia, que, ante la falta de respuesta del estado, son los propios ciudadanos que se han hecho cargo de su seguridad, entrando en una lucha fratricida por la supervivencia. Todavía estamos a tiempo de recuperar a la institucionalidad para proteger a la patria. Es hora de adelantarnos a los sucesos y no actuar empujados por las circunstancias cuando estas son graves.  (O)

Salir de la versión móvil