Cambio en Chile

Luego de la independencia de España, los nuevos países que surgieron optaron por el sistema democrático, como decenios antes lo había hecho Estados Unidos que nació de colonias inglesas. Este país sigue siendo la primera potencia económica y bélica del mundo, lo que demuestra la eficacia de este sistema bien manejado. Lo que ha ocurrido en las ex colonias españolas dista del anterior país y el sistema democrático ha sido inestable, alternando con sangrientas y negativas dictaduras. Entre los nuevos países la inestabilidad no ha sido la misma y se puede afirmar que la democracia ha sido manejada de mejor manera en algunos, por circunstancias que deben ser analizadas en cada caso.

En términos generales Chile ha sido de los más estables, sin olvidar la oprobiosa dictadura de Pinochet hace unas décadas. Partidos de diferentes tendencias se han alternado en la presidencia, con disputas dentro del marco de seriedad de las campañas electorales, enfrentando la problemática económica y social. El cambio que se aproxima de alguna manera tiene sus diferencias. El gobierno derechista de Piñera concluye con un panorama conflictivo y su sucesor, de la izquierda socialista, pertenece a una nueva generación. Derrotó con cómoda ventaja a su rival ultraderechista y sus propuestas y planes difieren con intensidad del que termina el mandato.

Entrará en vigencia una nueva constitución que ha sido trabajada en forma diferente a las tradicionales, lo que supone que Boric contará con un instrumento jurídico nuevo que abre posibilidades de cambio. No es fácil anticipar lo que sucederá por la situación económica y social de ese país, pero nos hace pensar en medidas diferentes a las tradicionales. El futuro cercano es incierto, pero somos optimistas considerando que la madurez política de ese país posibilitará innovaciones que difieren del estilo de los gobiernos que siguieron a Pinochet y consolidaron la operatividad de la democracia.