Los cajeros automáticos en la mira de atracadores

Tres dispositivos han sido destruidos entre febrero y marzo

El dispositivo bancario en la UDA quedó destruido. IVM

Explosión por saturación de gas sería la modalidad que utilizan los ladrones para hacer volar los cajeros automáticos.

En un período de 21 días, tres cajeros automáticos fueron objeto de atracos en diferentes sectores de la ciudad. Las investigaciones policiales apuntan a que estos actos delictivos habrían sido cometidos por bandas integradas por extranjeros y ecuatorianos.

El hecho más reciente se reportó la madruga del 17 de marzo del 2022, dentro de las instalaciones de la Universidad del Azuay (UDA). Según las primeras indagaciones, cuatro sospechosos habrían utilizado gas acetileno, que está compuesto por carbono e hidrógeno.

Los agentes explicaron que los atracadores rosearon el gas por las ranuras del dispensador de dinero, luego habrían realizado una descarga eléctrica para hacer explotar la estructura metálica del cajero y acceder a los billetes.

Walter Villarroel, comandante de la Subzona de Policía del Azuay, confirmó que “los antisociales robaron la bandeja que contenía los dólares y luego se fugaron”. Explicó que estas agrupaciones delictivas, además de Cuenca, estarían operando en otras ciudades del país.

El jefe policial agregó que la Dirección General de Inteligencia Nacional (DGIN) está tras la pista de estas agrupaciones. También indicó que la Policía Judicial (PJ) del Azuay, en coordinación con los jefes de seguridad de cada institución bancaria, fortalecen los controles.

En días pasados, otro hecho similar ocurrió cuando hicieron explotar dos cajeros ubicados en la ciudad. Uno de ellos se registró el 12 de marzo en la Panamericana Sur, sector de la Zona Franca. Aunque hicieron explotar, los individuos no lograron su objetivo y huyeron.

Los sospechosos hicieron explotar otro cajero en la Panamericana Sur. IVM

Asimismo, el pasado 25 de febrero, en la avenida Primero de Mayo y Cantón El Pan, en el sur de Cuenca, detonaron otro cajero automático. La Policía confirmó que, pese a los daños, no se perpetró el robo.

Fernando Figueroa, exdirector del Servicio Integrado de Seguridad (SIS ECU 911 Austro, considera que la asociación de bancos privados debería colocar dispositivos con tinta roja para que, cuando hagan explotar los cajeros, se derrame la pintura en los billetes. Esto ayudará a identificar los billetes sustraídos y a prevenir los atracos. (IVM)-(I)