Las lluvias de marzo en Sayausí duplicaron los valores históricos

En abril normalmente llueve 123,3 mm. en Cuenca. Hasta ahora ya ha llovido el 76% de esto.
Publicidad

En Cuenca, en marzo de este 2022, cayeron 104,7 milímetros (mm) de lluvia, lo que equivale al 93% de la cantidad promedio de precipitación que suele caer históricamente este mes: 112,8 mm.

Esto de acuerdo con los registros de la estación de medición que tiene el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (INAMHI) en el aeropuerto Mariscal La Mar, de Cuenca.

Sin embargo, en Sayausí, donde el 27 de marzo ocurrieron cuatro aluviones producto de las intensas lluvias, hubo un valor fuera de lo normal.

La precipitación acumulada de marzo 2022 en la zona fue de 315 mm. Eso es más del doble del promedio de los últimos años (150 mm), según datos de Paúl Muñoz, del grupo de Investigación de Recursos Hídricos de la Universidad de Cuenca.

Muñoz detalla que ese 27 de marzo, en la zona se registró una lluvia de 6 horas de duración, con una intensidad máxima de 38 mm/hora a las 16:00. La intensidad promedio de los eventos en la zona es menor a 2 mm/hora.

publicidad

Cristina Valdivieso, analista en pronósticos y alertas hidrometeorológicas, del INAMHI, explicó que en abril normalmente llueve 123,3 mm. en Cuenca y que en lo que va de este mes ya ha llovido 93,12, que es cerca del 76%.

Valdivieso detalló que inundaciones y aluviones como los que se dieron últimamente en Azuay: en Santa Isabel y Sayausí, son producto de fuertes precipitaciones en las estribaciones de cordillera.

Además, son el resultado de suelos saturados de humedad y erosionados por malas prácticas del ser humano como por ejemplo: deforestación y explotación indiscriminada de terrenos.

Cambio climático

Juan Carlos Tamayo, ingeniero en medio ambiente e investigador en cambio climático, explicó que cada milímetro de agua de lluvia equivale a un litro por cada metro cuadrado (m²).

“A finales de 2021 todas las previsiones apuntaban a que los primeros cinco meses de 2022 iban a ser de una sequía bastante marcada, especialmente, en la Cuenca del río Jubones…”, detalló.

Y acotó: “ese iba a ser un comportamiento atípico del clima porque los primeros meses del año generalmente son de lluvia, pero estamos viviendo un cambio climático y estas variaciones pueden presentarse…”.

De acuerdo con Tamayo, los aludes ocurridos en Sayausí, el domingo 27 de marzo, y en Cataviña el 21 de abril, fueron producto de lo que se conoce como cumulonimbus o también llamadas cumulonimbos.

Estas son nubes de gran desarrollo vertical, internamente formadas por una columna que es de aire cálido y húmedo, el mismo que se eleva en forma de espiral rotatoria.

Se trata de una masa nubosa que produce precipitaciones que son de gran intensidad y tormentas eléctricas, especialmente, cuando ya están plenamente desarrolladas.

A decir de Tamayo las inundaciones del 20 de abril en Azogues, Biblián y en la vía a Gualaceo, fueron ocasionadas por una lluvia constante y focalizada, que es un fenómeno típico en esta zona.

Estas precipitaciones provocaron crecientes de los ríos Burgay y Paute, que derivaron en desbordamientos, que provocaron graves daños a casas, puentes y otras estructuras.

Factores climáticos

Para Adriana Fajardo, también ingeniera en medio ambiente y consultora en gestión de riesgos, hay factores climáticos que influyen para que se den las lluvias intensas y en determinados sitios.

Detalló que uno de estos es la humedad que ingresa desde la cuenca amazónica; y el otro: un proceso que tiene características termodinámicas, con fuerte calentamiento.

“El mundo está experimentando drásticos cambios, pues en horas puede llover lo que no ha llovido en semanas y eso ocasiona una saturación de los suelos, especialmente, en las cuencas e microcuencas hidrográficas…”, acotó.

Para Fajardo es urgente que el Gobierno Nacional implemente un plan para recuperar la vegetación que ha sido destruida en cuencas hídricas, pues esta ayuda a reducir la velocidad de caída del agua.

Las precipitaciones continuarán en mayo

En mayo se incrementará la frecuencia e intensidad de lluvias en distintos sectores del país. Esto de acuerdo con estimaciones del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (INAMHI).

Según el Sistema de Alerta Temprana (SAT), del INAMHI, el nivel de amenaza metereológica es medio y alto, por lo que la población tiene que tomar algunas previsiones.

En Azuay los cantones con mayor riesgo de resultar afectados por las intensas precipitaciones son: Cuenca, Ponce Enríquez, Santa Isabel y Pucará. En este último, especialmente, en la zona costanera.

Para Francisco Muy, ingeniero agropecuario, en el callejón interandino, donde está Azuay, las lluvias serán de intensidad viariable. Es probable que los eventos más fuertes se den en el norte y estribaciones de la cordillera occidental.

Litoral

En cambio en el Litoral las precipitaciones se enfocarán en el norte e interior de la región donde se podrán presentar eventos de moderada a fuerte intensidad con tormentas eléctricas.

En la región amazónica las lluvias se extenderán en gran parte de esta zona y en varios casos estarán acompañadas de tormentas eléctricas y de algunas ráfagas de viento.

A decir de Muy para la zona interandina también se prevé niveles extremos de radiación ultravioleta (UV), que son los rayos provenientes del sol, especialmente, en cantones como: Cuenca, Girón, San Fernando, Santa Isabel y Pucará.

Para el área del Litoral el índice será entre moderado y muy alto; en la Amazonía: entre alto y muy alto; y en la zona insular: entre moderado y alto. Por esto se recomienda utilizan protección solar y no exponerse directamente a la intemperie.