- Publicidad -
Inicio Cuenca Cuenca, una ciudad que los extranjeros eligen para vivir

Cuenca, una ciudad que los extranjeros eligen para vivir

Su arquitectura, ríos y la gentileza de su gente es lo que hace especial a Cuenca desde la visión de los extranjeros.

Lindsay Burton es de Hawaii y hace 13 años radica en la ciudad.

Junto a su hermano Adam Burton no solo hicieron de Cuenca su lugar de residencia, sino que apostaron por abrir una cafetería llamada “Café San Sebas”, ubicado en el parque San Sebastián.

Abandonaron Hawaii porque consideraban un lugar costoso para vivir. Exploraron varias opciones y recibieron buenas referencias de Ecuador. Una vez que conocieron Cuenca se enamoraron de la ciudad y no dudaron en hacer las maletas.

Junto a ellos también viajaron sus padres, quienes están encantados con todo lo que ofrece la ciudad.

La especialidad de “Café San Sebas” es el brunch; los platos del menú tienen nombres en inglés, pero la descripción está en español.


El “Café San Sebas” acoge a clientes extranjeros. En la imagen Eleanor de Estados Unidos y Gustavo Moscoso. XCA

La clientela inicial era gente extranjera, pero con los años también los cuencanos empezaron a disfrutar de sus especialidades, al igual que turistas de varias partes del país. Actualmente el 40 % de su clientela es extranjera.

El idioma dominante de Lindsay es el inglés pero aprendió el español por la convivencia que mantenía con el personal de su cafetería.

Ella asegura estar fascinada de la arquitectura del Centro Histórico y los paisajes naturales en las afueras de la ciudad. Por ello, junto a su familia radican en Tutupali, y crían varios animales entre vacas y aves. “Lo que más disfruto es del agua de Cuenca porque es limpia”, contó.

Empresa

Más allá de abrir el negocio, Lindsay y su familia tienen una hacienda y producen queso, yogurt y hortalizas. Estos productos están de venta al público en la cafetería y también son utilizados en la elaboración de los platillos. “Tenemos cottage cheese, queso crema y queso feta”, relató.

Lindsay Burton es de Hawaii y hace 13 años radica en la ciudad. Tiene su línea de quesos, yogurt y hortalizas. XCA

La familia Burton asegura que tomó la decisión correcta al elegir a Cuenca como su casa y están agradecidos con toda su gente que les acogió desde el primer momento en que llegaron a la ciudad.

Igualmente, Lindsay conoció a Claudio Hollenstein de Suiza, de 36 años. Hace tres años son esposos y se sumó al proyecto familiar en la hacienda.

En el caso de Claudio llegó a la ciudad junto a su hermana para abrir un hostal en la calle Luis Cordero. Cuando su hermana retornó a Suiza vendió el negocio pero en esta ciudad encontró el amor junto a Lindsay. “Cuenca es tan parecida a Berna con casas que destacan por su arquitectura en el centro, pero lo que más me gusta de aquí son los ríos”, contó.

Otra historia

Eduardo Carrasco es biólogo y fotógrafo ecuatoriano, casado hace tres años con Roxy Bondhus, de Minnesota, Estados Unidos. Ellos son padres de Nala Violeta de 2 años y Lucas Samuel de 1 año.

Eduardo vio a su actual esposa en una presentación artística y quedó fascinado. La buscó en redes sociales, le invitó un café y en unos meses se casaron.

Roxy Bondhus de Minnesota y Eduardo Carrasco de Ecuador, junto a sus hijos Nala Violeta y Lucas Samuel.

Roxy ya vivía en Cuenca hace seis años y llegó a la ciudad porque familiares y conocidos eligieron a la ciudad como su residencia y porque quería escapar de la agitada vida que tenía en Estados Unidos.

Roxy habla inglés y en su hogar es el idioma dominante, aunque sus dos hijos también hablan español, que es inculcado por su padre.

Definitivamente la amabilidad de la gente y la arquitectura colonial es lo que encanta a la extranjera, que no tuvo problemas en acoplarse a las costumbres locales. En su alimentación se ha sumado las frutas, granos y el mote, propios del país.

Salir de la versión móvil