- Publicidad -
Inicio Opinión Columnistas Guadalupe, ¿en el foso de los leones?

Guadalupe, ¿en el foso de los leones?

Leonar Durán

Tan pronto como intuyó que querían echarla de la presidencia de la Asamblea, Guadalupe, con uñas y dientes armó su estrategia para darles batalla.

Les bloqueaba al menor intento de obligarle a cambiar el orden del día de las sesiones. Nunca terminaba una sesión. O simplemente no la convocaba.

Era de verlos, rojos de las iras, a los nuevos triameses de la granja política ecuatoriana: socialcristianos, correístas, y unos, dizque, rebeldes pachakutics. Estos, ahora “duermen en camas 3×1” y en una sola cabecera.

Hasta que en el CAL, donde abundan saquiserruchos “made in Azogues”, aquellos malquerientes de Guadalupe lograron calificar la denuncia hecha por un heredero de curul ambateña; y, por consiguiente, dar paso a la integración de una comisión para, dizque, evaluar su trabajo al frente de la Asamblea.

Otra de las armas de Guadalupe ha sido la Justicia. Logró que le concedieran el recurso de acción constitucional. Más iras para los triameses.

Los denunció ante la Fiscalía, desde donde se dijo que se dará a trámite. Qué susto. Y ya las amenazas contra Diana, “La Terrible”. Esta va a la Asamblea y les hace carambola a triameses y a la misma Guadalupe. “No utilicen la justicia para sus intereses políticos” les dijo en sus propias caras. Les dio la espalda y se fue. ¿Si vieron?

Pero la comisión multipartidista, multiética, multiimparcial, multigénero, multi esto, multi esto otro, ya está lista.

Simulando al relato bíblico de Daniel en el foso de los leones, aduladores y engendros de los triameses le tienen lista a Guadalupe la carnicería en esa comisión. Será para ‘picar’ nomás.

Darío, gobernante de Babilonia, amaba a Daniel, lo que despertó el celo de los demás sabios. Estos le indujeron a dictar la ley para que todo quien ore a Dios sea arrojado al foso de los leones. Daniel siguió orando. Entonces fue echado a las fauces de esos depredadores; pero salió ileso, para dicha del mismo Darío.

En esa comisión, los adversarios de Guadalupe, si bien la escucharán le tienen lista la condena. Ya la tendrán redactada. La enviarán a la Asamblea, donde está el foso de los leones ávidos para devorarla. Será el plato fuerte de la carnicería.

No le dejarán ni un pelo; ni siquiera su lunar para los gallinazos. No tiene quien la salve.

Ya saciados, se tomarán el mando de la Asamblea, con lo que Jaime Correa Iza, ese engendro de la porqueriza política, hará todo lo que le venga en gana. Ya lo verán.

Reconociendo que no dio la talla para el cargo, Q.P.D. Guadalupe. (O)

Salir de la versión móvil