“Mujeres en la sombra”

María G. de Montis

Publicidad

En pleno 2018, en el contexto del movimiento #MeToo y con las mujeres de todo el mundo tomando las calles el 8 de marzo, la periodista Carmen Matas tuvo una revelación: a lo largo de su vida prácticamente solo había leído a hombres. “Decidí cambiar esa tendencia y comencé a leer sobre figuras históricas femeninas. Y me sorprendí, porque la Historia está plagada de grandes mujeres de las que no sabemos nada”, cuenta en una entrevista.

Ese año, esta especialista en comunicación y marketing digital comenzó a difundir la historia y contribuciones de esas mujeres a través de su cuenta de Twitter. “Empecé a seleccionar las historias que más me llamaban la atención y me di cuenta de que lo que me sucedía a mí también les sucedía a otras personas”. De ahí que Matas decidiera darle otra dimensión al proyecto y ubicar todas esas historias en el mismo espacio, el blog Mujeres en la sombra.

Un sitio web en el que conocer a todas esas mujeres fundamentales en el desarrollo de la Historia y relegadas por el mismo «progreso» al que contribuyeron. Activistas, deportistas, empresarias… todas tienen cabida en este blog que no deja de crecer. Porque, tal y como apunta su fundadora, «siempre hay historias que sacar de las sombras, mujeres importantes a las que conocer».

«Nadie me explicó que fue una física austriaca la descubridora de la fusión nuclear. En la escuela nunca aprendí que la composición de las estrellas fue descubierta por una mujer en 1925. Tampoco que Olympe de Gouges escribió en 1789 la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana», reza el manifiesto de Mujeres en la sombra, que se pregunta: «En los museos, en los nombres de las calles, en la lista de nominaciones de los premios Nobel, en los libros de historia, en la memoria colectiva…. ¿dónde están las mujeres?»

Una de tantas historias que Matas incluiría «obligatoriamente en los libros de texto», a los que urge hacer «una revisión en sus contenidos». «Seguimos peleando para que las mujeres sean más, pero tan solo el 7,5% de las figuras de los libros son femeninas», alega.

publicidad

«Hay un llamamiento a que se cambien las cosas, pero en la práctica no se está haciendo nada», defiende. Cuenta que conoce docentes que están introduciendo figuras femeninas en sus materias, pero sin una modificación curricular, los cambios «no son significativos». De ahí que Escalada y ella traten de hacer llegar, de una forma atractiva, las historias de estas mujeres a los y las más jóvenes, usando tanto sus códigos como sus plataformas.

«Es fundamental que todo el mundo conozca a estas mujeres, pero sobre todo las nuevas generaciones. Es imprescindible que las niñas y las jóvenes de hoy en día crezcan contando con todos los referentes, sabiendo que la historia está plagada de mujeres que hicieron grandes cosas», apunta. «Y si ellas pudieron, tú también”. (O)