- Publicidad -
Inicio Cuenca La moda de los «celulares vintage»

La moda de los «celulares vintage»

Lo retro se empieza a imponer nuevamente; empresas están sacando nuevamente sus modelos con nueva tecnología.

Carlos Parra cuenta con una colección de 700 celulares, que los guarda celosamente en una vitrina.

Por su peso y tamaño, los primeros teléfonos móviles eran comparados con “ladrillos”; muchos, inclusive bromeaban que cuando estos se caían accidentalmente rompían el suelo y salían intactos. Actualmente estas anécdotas son recordadas en graciosos memes.

Tener uno de estos aparatos era un lujo en aquella época, a pesar de sus funciones limitadas, pues servían solamente para hacer llamadas. Su señal dependía de una antena que venía incorporada.  

A medida que la tecnología avanzaba iban desechándolos, sin pensar que algún día se convertirían en valiosas piezas para coleccionistas. Así que, si usted aún los conserva puede que tenga un auténtico “tesoro” en casa, como Carlos Parra, quien orgulloso exhibe sus 700 móviles en su vitrina, que a pesar de estar descontinuados todavía son funcionales.

El entusiasta aficionado utiliza su cuenta de Facebook para conseguir estos modelos. Recibe celulares de todas las partes del país, algunos incompletos, por lo que, con mucha paciencia, tiene que buscar estas escazas piezas.

Entre otros teléfonos móviles preferidos están el Nokia XpressMusic 3300, por el cual le han llegado a ofrecer hasta 100 dólares; así como el Nokia 5120, que venía con un anuncio de Shakira; el Nokia 6230, primer modelo de esta marca que venía con cámara y pantalla a color; el Motorola B60, de aluminio; y, el Motorola StarTAC, su primer dispositivo.

Evolución de los teléfonos Nokia que forman parte de la colección de Carlos Parra.

Esta afición es compartida por su esposa Luisiana Tobay, quien trabajaba en una empresa de telefonía. Aquí fue testigo de la evolución de la tecnología: Análoga, CDMA y GSM.

Siempre le gustaron los teléfonos, a tal punto que cada 15 días cambiaba de modelo, sin embargo, empezó a coleccionarlos recién desde hace un año, pensando que en el futuro podrían llegar a costar hasta tres veces más.

“Había teléfonos en su época estaban fuera del alcance económico…Cuando les cuento a mis hijas que, por ejemplo, un Motorola V3 costaba 500 dólares se sorprenden y no me creen”, cuenta entre risas.

Prefiere los teléfonos antiguos 

Daniel López es otro aficionado por los antiguos teléfonos celulares. Confiesa que siempre le ha gustado todo lo relacionado con la tecnología y su evolución.

Al observar que estos aparatos desaparecían con el tiempo y eran reemplazados por modernos celulares decidió armar su propia colección, pues le gusta conservar y mantener estos objetos que le traen muchos recuerdos, pero también pensando que pueden llegar a costar mucho dinero en el futuro.

Daniel comparte que hoy en día existen grupos de «celulares vintage” (término que se refiere a objetos que aún no son catalogados como antigüedades, pero que han sido revalorizados), en redes sociales, con el objetivo de comprar, vender e intercambiarlos. Muchas personas, incluso, le piden teléfonos básicos porque no se acostumbran a lo táctil.

Daniel López es un apasionado por los teléfonos antiguos, tanto así que los usa a diario.

Por el momento tiene cerca de 50 dispositivos, además de accesorios originales como bases, cables, cargadores, manos libres y parlantes. Empezó a coleccionarlos desde el 2018, centrándose especialmente en los Sony Ericsson, muy codiciados en la época, entre ellos el w200, w300, w810, al igual que Nokia 1100, 8260 y 5200, todos “top de venta”.

“Es mi pasatiempo. Mi papá, quien maneja un teléfono táctil me apoya y trata de comprender mi pasión. Con frecuencia visito chatarrerías, locales y lugares donde venden cosas viejas y usadas para adquirir celulares y repararlos solamente viendo tutoriales. Por tal motivo tuve que comprarme unos cautines especiales y hasta una estación de calor”, cuenta el diseñador de objetos (diseñador industrial).

La pasión por estos artículos es tal que, inclusive, sale a trotar con los Sony Ericsson, que siguen conservando ese “espectacular sonido”, pero sobre todo porque son resistentes, tienen mayor señal y su “inagotable” batería dura entre 5 a 7 días. “Tengo un Smartphone. Pueden llamarme loco, pero me siento mejor cuando uso los teléfonos antiguos”, destaca.  

Por.- José Mosquera Baca

jmosquera@elmercurio.com.ec

Fotos: Xavier Caivinagua Astudillo

Salir de la versión móvil