- Publicidad -

Desencuentro

Catalina Sojos

En tanto Guillermo Lasso celebra de la mano de Joe Biden y su esposa el primer año de su gobierno, les enseña las remodelaciones que invirtiera en el palacio de Carondelet y se deleita con sus viajes, acá en el paisito de las realidades vemos cómo el populismo comienza a encender su mecha y surgen nuevamente los políticos para hacerse presente en el ruedo. Sin embargo, debemos insistir en algunas acciones más allá de sus genuinas o enrevesadas intenciones; la marcha por Cuenca ciudad de paz y la exigencia de que la cárcel de Turi sea regional, es digna de apoyo puesto que necesitamos un equilibrio para discernir lo que es urgente; huelga decir que nuestras autoridades seccionales deben estar llenas de adjetivos negativos al comprobar su ineficacia manifiesta ante los poderes centrales (temas como carreteras, minería, inflación y otras) sin embargo, el apoyo ciudadano es fundamental. Una consulta popular no vendría mal, porque la delincuencia en el Azuay es imparable y cada día los crímenes obligan al terror; somos el círculo vivo que rodea Turi y nos convirtieron en territorio rojo de sangre y lágrimas, mientras tanto el gobierno de los zapatitos colorados sigue encharcándose. Lejos, muy lejos los héroes de la batalla del Pichincha que celebramos con su bicentenario. (O)

Salir de la versión móvil