- Publicidad -
Inicio Opinión Editorial Primer año de Gobierno

Primer año de Gobierno

A partir de este 24 de mayo de 2022, el presidente Guillermo Laso tiene la segunda oportunidad para echar a caminar un país cuyos 17,5 millones de habitantes esperan su despegue.

Su ascenso al poder, gracias a los votos de quienes no querían el regreso de la corrupción rampante, del autoritarismo, despertó grandes expectativas con miras a solucionar de manera sostenida problemas como la pobreza, la pobreza extrema, la falta de trabajo, la recuperación de los dineros públicos robados; en fin, cambiar los derroteros del país.

A su primer año de administración, el gobierno de Lasso llega políticamente disminuido, golpeada su credibilidad y confianza. En lo económico, reflotando gracias a más endeudamiento externo y al inesperado aumento del precio del barril de petróleo. ¿A dónde van estos “extras”?

“Poner la casa en orden”, dice el presidente al referirse al manejo económico. Pero no siempre las cifras macroeconómicas cuadran con la realidad social; y es allí donde el gobierno “hace agua”, ahora más por el alza del precio de productos como el aceite, las harinas, debido a las consecuencias de la guerra Ucrania-Rusia.

No hay obra pública. Tampoco llegan inversiones extranjeras en los montos esperados.

El gobernante destaca sus esfuerzos para achicar el déficit fiscal, el peor dolor de cabeza heredado de gobiernos predecesores. Igualmente, el pago oportuno a los acreedores del Estado, a los gobiernos seccionales.

La Asamblea Nacional, justo es decirlo, es el principal dique donde se estrellan sus proyectos de ley, dirigidos -como dice- a crear fuentes de trabajo y atraer tan ansiadas inversiones.

Para el colmo, la paz social es minada por el auge de la delincuencia, el narcotráfico, la violencia en las cárceles, dando lugar a una inseguridad casi generalizada, si bien enfrentada.

Por esas y otras razones, el país está pendiente de conocer el informe a la nación. Lo dará mañana el presidente Lasso. Cuanto diga, exponga, proponga y hasta calle, dará luces para saber hacia dónde mismo va el país.

Salir de la versión móvil