Buenas prácticas guían labor diaria del agroproductor

Dora Sanmartín, integrante de una asociación del cantón Nabón, dedicada a la producción de horchata, muestra sus productos a un grupo de estudiantes. BPR
Publicidad

Una feria se efectuó ayer en Cuenca para recordar el Día de la Inocuidad de los Alimentos.

Dora Sanmartín se levanta todos los días muy temprano en la parroquia Cochapata, del cantón Nabón, sur del Azuay, para regar su huerto de plantas medicinales. Su jornada continúa en una planta procesadora, donde -con sus compañeras de una asociación local- deshidratan las hierbas aromáticas para obtener la horchata que comercializan bajo registro sanitario en Cuenca.

Cuida celosamente su huerto para evitar que alguna plaga u hongo afecte sus plantas que cultiva con fertilizantes naturales sin la necesidad de utilizar químicos. Asimismo, cumple su trabajo en la planta procesadora que adquirieron en el año 2016 con un porcentaje de financiamiento del programa del “Buen Vivir”, del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

La mujer, de 32 años, estuvo ayer en el Portal Artesanal de la Empresa Municipal de Desarrollo Económico (EDEC EP), en el sector de San Blas, para la conmemoración del Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos, con el propósito de contar sobre la experiencia de su asociación. Lo hizo junto con otros productores de asociaciones de Azuay, Cañar y Morona Santiago, quienes confían en una producción netamente orgánica como parte de las buenas prácticas en el campo para garantizar la alimentación de los consumidores.

Unos 20 productores de una asociación de La Troncal, de la provincia del Cañar, le apuestan hace más de dos años a la producción de la pitahaya, un fruto que generalmente se cultiva en la Amazonía.

publicidad

“Somos muy cuidadosos del cultivo en más de 70 hectáreas en el cantón. La clave es regar constantemente agua. Nuestra producción es 90 % orgánica y 10 % química porque tenemos que usar necesariamente la úrea”. Esas fueron las palabras de Jorge Pérez, representante de la asociación, quien aseguró que las fincas de los miembros están certificadas para entregar el fruto a empresas que exportan a Estados Unidos y Europa.

Labor  

El MAG apunta a la certificación, especialmente de buenas prácticas agrícolas, así como pecuarias de la mayor cantidad de productores. La inocuidad en los alimentos resulta un factor importante para dicho objetivo.

Para Patricio Almeida, director ejecutivo de Agrocalidad, si desde la producción primaria las “cosas no se hacen correctamente, al final vamos a tener problemas en el consumo y la salud”. 

Almeida señaló que las buenas prácticas agrícolas y pecuarias son una política del Ministerio que sirven como herramientas para que los productores cumplan sus actividades respetando el uso de agroquímicos, además de los períodos de carencia. (BPR)-(I)

Cuatro certificaciones para el Azuay

Pablo Weber, viceministro de Desarrollo Rural junto a José Portilla, presidente ejecutivo de Ecuagenera. BPR

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través de Agrocalidad, reconoció ayer a tres productores y una empresa azuaya por su trabajo con la entrega de certificaciones. En este acto también participó Pablo Weber, viceministro de Desarrollo Rural.

El productor Francisco Larriva González recibió la primera certificación orgánica de producción lechera en Azuay; Frank Tosi accedió a una certificación de fábrica de cueros que le facilita la exportación; y Santiago Moscoso por buenas prácticas agrícolas en producción láctea. 

En cambio, la empresa Ecuagenera Orquídeas del Ecuador recibió la certificación protocolo trips en relación a actividades fitosanitarias.
José Portillo, presidente de Ecuagenera, resaltó el contar con la certificación a la vez de informar sobre el trabajo de la empresa con diferentes proyectos.

Portilla resaltó el proyecto de mejoramiento genético en diferentes tipos de plantas, para lo cual, se contrató un investigador de Estados Unidos. Además, se trabaja en descubrir nuevas especies de orquídeas que tienen en cultivo “que por falta de información no hemos podido catalogarlas”.

El MAG también entregó ayer 200 títulos de propiedad en Gualaceo, y graduó a 13 agricultores en producción sustentable de la comunidad Pamar Chacrín, de Sígsig. (I)

DETALLES

– Agrocalidad aprovechó el evento para presentar la aplicación digital “BPA Registros” para la implementación de buenas prácticas agrícolas y pecuarias. La app automatiza parte de los requisitos para acceder a la certificación.

– Según datos proporcionados por la Coordinación Zonal de Agrocalidad, en Azuay existen 10, entre productores y asociaciones, certificadas con buenas prácticas agrícolas; y 21, con buenas prácticas pecuarias.