A cuidarse del frío; precipitaciones no ceden

Publicidad

Doris Mora salió el miércoles muy temprano desde su casa a realizar algunas diligencias en el centro de Cuenca, cuyo clima en estos días es impredecible.

Por tal razón usó ropa abrigada para contrarrestar el frío. Quizás no fue la mejor opción, ya que el sol salió en todo su esplendor antes del mediodía, teniendo que despojarse de parte de su vestimenta. Los rayos del astro rey fueron tan intensos que literalmente quemaban.

En horas de la tarde, las lluvias nuevamente se hicieron presentes, con tormenta incluida, algo inusual para esta época del año que suele caracterizarse por cielos completamente despejados, teniendo que volver a usar su gruesa casaca, una bufanda y su paraguas, que suele convertirse en sombrilla.

La ama de casa presenta una leve gripe, a pesar de que ya se vacunó contra la influenza. Ya se hizo la prueba de COVID-19, pero le salió negativa, porque tiene las tres dosis contra este virus, -supone-.

Atribuye que más bien su malestar se debe a los cambios bruscos de clima que los cuencanos experimentan casi a diario.

publicidad

“Le puedo decir con toda la seguridad que el 80% de mi consulta tiene que ver con problemas respiratorios relacionados con el medio ambiente y las actuales condiciones climáticas”, expresa Manolo Maestre, experimentado neumólogo de la capital azuaya.

El galeno recuerda que en otras épocas, Cuenca cambiaba del invierno al verano a estas alturas del año. “El frío como tal, en función del tiempo, es un gran agente disparador e irritante de las vías áreas inferiores y superiores”.

Así, detalló que la nariz es la encargada de calentar, el aire, filtrarlo y humedecerlo; a parte de dar una dirección aerodinámica.

“Con estos climas, los mecanismos de defensa anatómicos o químicos que existen al interior del árbol respiratorio se ven alterados y muchas veces la nariz sufre por sí misma, y como órgano, un proceso inflamatorio tal, que muchas veces anula estos mecanismos defensivos”.

Por consecuencia la nariz se tapona, obligando a que las personas respiren por su boca. El aire entra por esta vía alterna sin calentarse, filtre y humedezca, pasando directamente a la traquea y bronquios, que también experimentan un proceso inflamatorio local, originando expectoración y tos.

De este modo, cualquier germen que pulule en el aire podría causar en teoría una infección respiratoria como sinusitis, bronquitis, neumonía. etc.

El frío es la principal causa de los cuadros inflamatorios que se registran en Cuenca, pese a que los ciudadanos presentan adaptaciones a la altura y el clima, acota el profesional de la medicina.

Recomendaciones

Para evitar estas enfermedades, Maestre realiza las siguientes recomendaciones. La principal, evitar humo de cigarrillo y el que emiten los automotores.

“Se debe eludir elementos contaminantes, que Cuenca tiene, sin necesidad de contar con un gran parte industrial”, añade.

También se debe considerar las medidas higiénicas que preserven la vía aérea, como permanecer abrigados. “En estos tiempos de pandemia y fríos hay que usar la mascarilla”, concluye.

Lluvias, presentes los siguientes días

Javier Macas, técnico del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (INAMHI), indicó que el país está experimentando una prolongación del período de transición de la época lluviosa a la seca.

Generalmente con junio llegaba el verano, según las estadísticas de los últimos 30 años. Sin embargo, este fenómeno invernal viene sucediendo desde el 2021.

“En estos últimos tiempos hemos tenido bastantes anomalías, sobrepasando valores normales de precipitación mensual”.

Macas agrega que este acontecimiento se debe a que la humedad, circulación de los vientos y la variabilidad tropical, sigue siendo muy alta.

“Hemos experimentado precipitaciones y las seguiremos experimentado, incluso pueden ser más intermitentes, especialmente en la región amazónica e interandina. Si bien este día (jueves) tenemos una mayor radiación, el fin de semana vamos a tener días muy nublados”.

En cuanto a la región litoral, sostuvo que en estos días está presentado menores eventos de precipitación, pero temperaturas bajas, especialmente en las madrugadas.

Considera que Macas entre el lunes y jueves próximo se podría evidenciar un cambio en el clima, es decir mayor radiación y menores precipitaciones. “Como pronóstico siempre damos una tendencia del tiempo a mediano plazo para los siguientes 3 a 5 días, ya que el clima puede variar y dependerá mucho del comportamiento de los sistemas, por tal razón siempre recomendamos visitar nuestras páginas oficiales, donde subimos información actual de eventos relevantes”.

No obstante adelantó que probablemente este mes siga siendo muy irregular, a diferencia de años pasados. “Si recordamos, el 2019 y 2020 tuvimos una estación seca muy marcada, de hecho los incendios forestales eran recurrentes”.

Nivel de amenaza meteorológica medio y alto

El Sistema de Alerta Temprana (SAT) dio a conocer la alerta de lluvias y tormentas eléctricas, del 7 al 12 de junio, a través del boletín número 20, “Nivel de amenaza meteorológica medio y alto”.

En ese informe se detalla que persistirán precipitaciones de variable intensidad durante los próximos días, especialmente en la Amazonía y región Interandina. Debido al contenido de humedad y nubosidad las temperaturas en el día serán bajas en la Amazonía, entre el 11 y 12 de junio.

Región Litoral: precipitaciones de mayor intensidad al norte de la región. En el perfil costero existirá alta sensación térmica de frío.

Regio Interandina: las lluvias y tormentas serán dispersas en la región, especialmente entre el 7 y 10 de junio.

Región amazónica: las lluvias intensas se presentarán en períodos, acompañadas de tormentas y ráfagas de viento moderado; en primera instancia al norte de la región y estribación de cordillera entre el 10 y 12 de junio.

Del mismo modo se pide que la ciudadanía esté alerta ante posibles tragedias. Es probable que exista acumulación de agua en hogares, negocios y caminos susceptibles.

Las condiciones de las vías podrían verse afectadas por agua estancada, deslizamientos de tierra y bancos de niebla.

Además podría darse incrementos en los caudales y desbordamientos de cuerpos de agua.

Finalmente se informa que las zonas más afectadas son: Litoral: mayor intensidad en ciertas zonas de Esmeraldas, Santo Domingo de los Tsáchilas.

Interandina: lluvias relevantes de Pichincha, Tungurahua, Chimborazo, Azuay y Loja.

Amazonía: lluvias intensas con tormentas y ráfagas de viento en gran parte de la región. (I)