Lasso advierte del uso progresivo de la fuerza y vuelve a llamar al diálogo

El presidente Guillermo Lasso en la rueda de prensa la noche del jueves, 16 de junio de 2022.
Publicidad

El presidente Guillermo Lasso se pronunció sobre lo que han sido los cuatro días de jornadas de movilización nacional, con un mensaje a la nación realizada la noche del jueves, 17 de junio de 2022, y en la que advirtió estar dispuesto a hacer uso progresivo de la fuerza, llamó al diálogo y aceptó el apoyo de mediación.

«En cuatro días de movilizaciones hemos actuado con mucha prudencia, a pesar del vandalismo» generado por ciertos grupos de manifestantes, dijo al inicio de su intervención y aseguró que no han existido heridos ni denuncias de atropellos por parte de la fuerza pública.

Sin embargo, a través de redes sociales se han hecho virales videos donde se muestra la actuación de la Policía Nacional en contra de manifestantes.

En el video se muestra cómo miembros de la Policía atacan a un ciudadano. La misma institución emitió un comunicado de prensa donde anuncia que dispuso a la Dirección Nacional de Asuntos Internos el inicio de un proceso administrativo en el que determine la responsabilidad de servidores policiales en el hecho.

“Ofrecemos una disculpa al periodista agredido”, finaliza el comunicado emitido el 14 de junio.

publicidad

Otro hecho público fue el registrado la noche del miércoles en los exteriores de la Universidad de Cuenca donde miembros de la Policía Nacional lanzaron gas lacrimógeno a ciudadanos y estudiantes que se encontraban en el exterior e interior de los predios universitarios.

Policía en los exteriores de la Universidad de Cuenca.

La rectora de la universidad, María Augusta Hermida, aseguró que “hubo violación a la autonomía al lanzar bombas lacrimógenas al interior de nuestra institución”.

Organismos como la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (INREDH) hacen seguimiento a los casos de abuso policial que se presentan en las diferentes ciudades a nivel nacional y ha reportado varios casos:

Lasso advirtió de que está dispuesto «a utilizar, dentro del marco de la ley, el uso progresivo de la fuerza» para «defender a todos los que quieren trabajar en paz».

La Ley del Uso Progresivo de la Fuerza fue aprobada con 104 votos la noche del 7 de junio por la Asamblea Nacional, previo al paro nacional; sin embargo, esta aún no está vigente.

Llamado al diálogo  

Lasso agradeció a varias organizaciones que expresaron su interés de mediar en un eventual diálogo entre el Gobierno y los manifestantes, sobre todo con la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie).

«Hemos insistido en nuestra disposición al diálogo» y son bienvenidas las ofertas de mediación expresadas por la Iglesia católica, la representación en el país de Naciones Unidas y viarias universidades, añadió.

No obstante, reiteró su disposición para impedir que las movilizaciones «se vuelvan más violentas» y afecten al libre tránsito de las personas.

El gobernante recordó que en octubre de 2019 la propia Conaie convocó a una protesta similar cuando el Gobierno, entonces presidido por Lenín Moreno, eliminó los subsidios o ayudas estatales al precio de las gasolinas.

Ese «detonante» no existe en la actualidad y, por ello, «no hay razón que justifique la violencia», añadió Lasso, que descartó que tenga pensado privatizar ningún sector estratégico del Estado o algún servicio público, como temen los indígenas y sindicatos.

Más bien, dijo el mandatario, «estamos preparando mecanismos para compensar las consecuencias de la pandemia» de la covid-19 y de la guerra de Rusia en Ucrania.

Asimismo, el Gobierno piensa elaborar «mecanismos de alivio a las deudas de los más pobres», agregó sin precisar cuáles, y pidió a los grupos políticos del país cambiar la historia.

«Tenemos que sentarnos en una mesa» para «juntos buscar soluciones», ya que «el diálogo es la mejor salida», concluyó el mandatario sin identificar a qué sectores invitaba a conversar.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas, que convocó a la protesta indefinida, ratificó este jueves la medida de hecho hasta que el Gobierno presente soluciones a sus demandas.

Entre los principales reclamos constan la congelación de los precios de aquellos combustibles que están liberalizados, el control de precios en los mercados, evitar las privatizaciones de empresas del Estado y mayores presupuestos para la educación y la salud, entre otros. EFE/REM