Jornada violenta en Puyo: un manifestante fallecido, 18 policías desaparecidos

La noche de martes ocurrieron disturbios en Puyo.
Publicidad

Las protestas en Ecuador en contra del Gobierno del presidente Guillermo Lasso tuvieron este martes 21 de junio de 2022 su segunda víctima mortal, un hecho que el movimiento indígena atribuyó a la represión policial, mientras que la Policía negó tener responsabilidad.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confeniae) denunció la muerte de Byron Guatatuca durante las manifestaciones en un sector cercano a la ciudad amazónica de Puyo, la capital de la provincia de Pastaza.

La Confeniae, filial de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), aseguró que la víctima sufrió un disparo a quemarropa y responsabilizó del suceso al Gobierno de Lasso.

En las imágenes difundidas en redes sociales por la Confenaie se puede apreciar al joven tendido en el suelo con una prominente herida en la frente y rodeado de un charco de sangre.

La Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos hizo una denuncia pública, en la que relata que la tarde del martes, en el sector Picolino, de Puyo, se encontraban miembros de las siete nacionalidades asentadas en la provincia, «manifestando su descontento pacíficamente».

publicidad

Aproximadamente a las 18:00, «efectivos de la policía y militares empezaron a atacarlos, lanzaron bombas lacrimógenas de forma indiscriminada». La organización asegura que en videos se puede ver cómo la Policía lanza bombas «de forma directa al cuerpo de quienes protestan».

No obstante, la Policía deslindó su responsabilidad al afirmar que el fallecimiento se debió a la manipulación de un explosivo.

«Se presume que la persona falleció por la manipulación de un artefacto explosivo», dijo la institución del orden en un comunicado al precisar que «no utiliza explosivos para el control del orden público».

La misma Policía agregó que sus agentes actúan en apego al respeto a los derechos humanos y que contribuirá en la investigación que se abrirá en torno a este caso.

Este miércoles, el ministro del Interior Patricio Carrillo se pronunció sobre el hecho. La autoridad dio un balance de lo ocurrido en Puyo, donde los manifestantes incendiaron dos bases policiales y 18 vehículos, además hay seis policías heridos y 18 uniformados se encuentran desaparecidos.

Carrillo dijo que denunciará lo sucedido. «Estos actos irracionales no son protesta social, son actos criminales» y responsabilizó de los hechos a los líderes indígenas, principalmente a Marlon Vargas, quien lidera la protesta en el Puyo.

La muerte de este manifestante en Pastaza se suma a la de otro en la zona de Collas, cerca de Quito, donde un joven falleció al caer por una ladera cuando un piquete de agentes trataba de contener el ingreso de un grupo de manifestantes a la capital del país, según las versiones de organizaciones de derechos humanos.

La Conaie, principal convocante de la movilización social que se lleva a cabo desde el lunes 13 de junio, ha denunciado un abuso de la represión contra las manifestaciones por parte de la Policía y los militares.

El Gobierno del presidente Lasso ha declarado en estado de excepción a las provincias andinas de Imbabura, Pichincha, Cotopaxi, Tungurahua y Chimborazo, así como a la amazónica de Pastaza, en su afán de contener la movilización indígena que se ha instalado con fuerza en Quito. EFE