La “odisea” de llegar a los destinos

Luciano Heras y Cristian Álvarez, bomberos voluntarios, emprendieron ayer una aventura para regresar a Huaquillas. XCA
Publicidad

El paro que cumple diez días obliga a hacer transbordos.

Luciano Heras y Cristian Álvarez, bomberos voluntarios, emprendieron ayer una aventura de dos o quizás más días de caminata y transbordos con el afán de regresar al cantón Huaquillas, en la provincia de El Oro. El cierre de vías por la protesta social es el principal obstáculo en su travesía.

Luciano y Cristian, de 45 y 35 años de edad, respectivamente, arribaron el pasado 12 de junio a Cuenca (un día antes del paro nacional indefinido) para participar en un curso internacional para mejorar sus destrezas y habilidades como miembros de la casaca roja.

Los socorristas nunca se imaginaron que tendrían que poner en práctica todos los conocimientos adquiridos para retornar a sus hogares.
En la “Y” de Tarqui -donde un grupo de comuneros mantienen desde el pasado 14 de junio cerrada la vía- comenzó su odisea. Cada uno llevó en su espalda una mochila con sus pertenencias y algún recuerdo de su estadía en la capital azuaya.

Así como ellos, existen otras personas que hacen lo imposible para tratar de llegar a sus destinos, al cumplirse el décimo día de la movilización que convocó la Confederación de Nacionalidades y Pueblos Indígenas del Ecuador (CONAIE).

publicidad

Gabriela Yauri, oriunda del cantón Chunchi, en la provincia del Chimborazo, tiene que reportarse hoy a las 07:00, a su internado como enfermera en el hospital del cantón Girón. La joven viajó alrededor de 24 horas y atravesó más de diez cierres viales en el centro y sur del país para llegar a su trabajo.

“Si no llegó al hospital corro el riesgo de perder mi carrera. El Ministerio de Salud Pública (MSP) es muy estricto en ese sentido”. Esas fueron las palabras de Gabriela, cuando pasó ayer por la “Y” de Tarqui.

La profesional gastó más de lo normal para regresar de su tierra natal luego de visitar a su familia. Un pasaje le cuesta normalmente entre ocho y diez dólares; sin embargo, había invertido sobre los 30 dólares debido al paro. 

Los estudiantes universitarios también realizan transbordos para llegar a sus instituciones o retornar a sus hogares.

Un grupo de jóvenes, oriundos de los cantones Pasaje y Machala salieron ayer a la provincia de El Oro. La causa fue que las universidades de Cuenca suspendieron por esta semana las actividades presenciales para priorizar las clases virtuales por seguridad de los estudiantes.
Fernando Alulema, de 22 años, transportaba una maleta y un costal de color café lleno de ropa sucia para lavarla cuando llegue a Pasaje, provincia de El Oro.

Sus padres le llamaban por celular a cada instante preocupados de saber cómo avanza su viaje por el temor de la movilización.  “No importa cuánto tengamos que gastar en los transbordos, nuestra intención es llegar sanos y salvos a nuestras casas”, manifestó el joven, quien bromeaba con el resto de sus amigos para disminuir la tensión. 

Ingresos

El cierre de carreteras también se convierte en una oportunidad para que los transportistas e incluso los propietarios de vehículos particulares ganen uno que otro dólar. Camionetas, taxis y hasta furgonetas se observan a pocos metros de los puntos de vía bloqueados. Los conductores informan de su servicio a los transeúntes que, a paso apresurado, se suben a los automotores.

Juan Rivera, quien tiene un taxi, tomó ayer la decisión de llegar desde las primeras horas de la mañana a la parroquia Tarqui para ofrecer las carreras.

Lo hizo porque en el centro de Cuenca se redujo considerablemente el trabajo debido a las continuas marchas y el riesgo de protestas violentas.

Los transeúntes tienen esta opción para movilizarse. Sin embargo, piden a las autoridades un control porque así como existen choferes conscientes hay otros que se aprovechan de la situación para cobrar lo que les plazca.

Algunos usuarios han optado por unirse entre tres, cuatro y hasta cinco personas para alquilar un transporte y dirigirse a sus destinos.

Bloqueos

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) reportó ayer cierres viales en la mayoría de vías estatales. Los manifestantes cerraron nuevamente el acceso a los cantones orientales del Azuay, la vía rápida Cuenca-Azogues-Biblián, así como la Cuenca-Girón-Pasaje, la Cuenca-Molleturo-El Empalme, y la Cuenca-La Jarata-Loja.

También se presentaron problemas en la carretera Cuenca-La Raya-Déleg, y en el acceso a la planta de agua potable de Sústag, en la parroquia San Joaquín, oeste de Cuenca. (BPR)-(I)

Reclamos del taxismo y de transporte urbano

Las siete ramas de la transportación marcharon ayer por las calles de Cuenca. XCA

Las siete ramas de la transportación en la provincia del Azuay protagonizaron ayer una marcha pacífica a lo largo de la calle Bolívar, en Cuenca. Con esto, se sumaron a la protesta indígena en contra del Gobierno Nacional.

En la marcha participaron, por ejemplo, los miembros de las cooperativas de transporte urbano y rural, así como taxistas, busetas escolares y más organizaciones.

Los choferes portaron pancartas solicitando cambios en temas como: combustible, seguridad, entre otras problemáticas.

De acuerdo con Eduardo Andrade, representante del taxismo en Azuay, el Gobierno no da respuesta a ninguno de los pedidos. Es así como se adhieren al sector indígena para reclamar un diálogo con resultados concretos. Andrade habló sobre la necesidad de congelar el precio del galón de la gasolina ecopaís en 2,10 dólares; y del diésel, en 1,50 dólares.

Por su parte, David Idrovo, gerente de la Cámara de Transporte de Cuenca, aseguró que sufren de graves problemas por el alto costo del combustible y de los insumos automotrices. “Tenemos un subsidio de cuatro centavos que no cubre nuestros costos operativos”, citó Idrovo.
Los transportistas llegaron a los bajos de la Gobernación del Azuay con la intención de entregar un manifiesto a los representantes del Estado. (I)

Pueblos del Cañar en pie de lucha

Las organizaciones indígenas del Cañar protestaron en contra del Régimen. XCA

Las organizaciones fraternas a la Unión Provincial de Comunas y Cooperativas Cañaris (UPCCC) llegaron ayer a Azogues, capital del Cañar, para expresar su rechazo al Régimen.

Una multitudinaria delegación salió alrededor de las 09:30, de la cabecera cantonal de Cañar hacia la capital provincial. Los manifestantes llegaron a los exteriores de la Gobernación que estuvo resguardada por personal policial.

Una comitiva fue recibida por el gobernador Wilfrido Rivera, quien recibió un pliego de peticiones con las demandas de la Confederación de Nacionalidades y Pueblos Indígenas del Ecuador (CONAIE), sobre todo, en el precio del galón de combustible.

Asimismo, los dirigentes comunitarios le exigieron un mayor control en el precio del litro de la leche y frenar cualquier actividad minera en páramos y fuentes hídricas que pongan en riesgo el medio ambiente. 

Laura Tenemaza, vicepresidenta de la UPCCC, recalcó que la marcha fue pacífica con el propósito de que se conozca la postura de los pueblos del Cañar que están en pie de lucha. (I)

DETALLES

-1 convoy llevó ayer productos de primera necesidad desde Cuenca hacia Machala. Los militares custodiaron los automotores.

-2 marchas se efectuaron ayer en las provincias de Azuay y Cañar. La protesta la lideraron transportistas e indígenas.

-10 días de manifestación se cumplen hoy tras la convocatoria de la CONAIE. Los gremios se suman con el paso de los días a la protesta.