De calles y carteles

Ana Abad R.

Publicidad

Las calles y avenidas, los parques y las riberas de los ríos constituyen espacios de permanente encuentro y negociación social; es allí, en el espacio público, donde la ciudadanía expresa sus pensamientos, necesidades, demandas; es allí donde se interactúa, se intercambia, se aprende, se reconoce, se construye identidad y pertenencia. La memoria política, la memoria colectiva se construye en las calles porque rompe la mediatización de la realidad. Estos son pocas de los cientos de carteles recogidos estos días en las calles del país: ¡Resiste! / Ayer ¡héroe! Hoy ¡desempleado! En el paro somos delincuentes, en elecciones ciudadanos. Menos derecha más derechos. Mucha policía poca Educación. No queremos presos políticos, queremos políticos presos. La desigualdad social es más violenta que cualquier protesta. En desestabilidad vivimos la mayoría, todos los días. Nunca fuimos un país pobre, somos un país empobrecido por políticos mafiosos, no nos faltan recursos, ¡nos sobran ladrones! Solo el pueblo salva al pueblo. Devolución del 40 % del presupuesto para los jubilados. Contra la prepotencia y el autoritarismo. Mineras fuera. No seremos silenciados. No le temo a la represión, le temo al silencio del Pueblo. Un solo Pueblo una sola Voz. Jóvenes, gracias por despertar un país. (O)

publicidad