- Publicidad -

Paz

Andrés F. Ugalde Vázquez @andresugaldev

¿Y lado puede uno tomar en semejante contienda? ¿La lucha popular que se niega a vender la patria al mejor postor y defiende su derecho a la salud y la educación? ¿El pueblo que reclama el fin de la violencia y su derecho a trabajar? ¿Cómo hemos llegado al punto de elegir entre prosperidad y dignidad?

Si. Vivimos días oscuros, en los que necesitamos, más que nunca, juntar no los odios sino las esperanzas del pueblo libre y sin caudillos sedientos de protagonismo. Estamos abiertos a la solidaridad y al progreso. Al espectáculo de la industria desplegando las alas, el campesino lanzando semillas al viento, las manos callosas que tejen la paja, el albañil escalando los andamios, la madre meciendo la cuna, el muchacho leyendo a las puertas de la Universidad, la mano popular sosteniendo el arado. A ese futuro le apostamos. Y por ese futuro la vida misma.

¡Ese es el Ecuador que amamos! No el de violencia y ambiciones desmedidas, pasto para los chacales de turno. Es su rostro de trabajador el que amamos, no su mascara de mercenario. Sin embargo, si es otro el propósito que se incuba a la sombra del paro nacional, si lo que se pretende es sacrificar los anhelos del pueblo al cálculo político; poblar de fusiles los templos de la cultura; desbaratar la democracia para llevar al viejo lobo del populismo a gobernar la patria de Alfaro y Montalvo; entonces será el pueblo, vestido de blanco, el que les cerrará el paso y marchará contra la tempestad.

Pero no. Ojalá que nada de esto suceda. Ojalá tengamos la sabiduría para negarnos a destilar el veneno del populismo. Ojalá podamos sentarnos a la mesa sin agendas. Ojalá que amanezca un nuevo día y que venga en paz. Paz para mirar el sauce que llora desconsolado junto al puente roto. Paz para mirar a mi hija dormir. Paz para el corazón desgarrado de Quimsacocha y Río Blanco. Paz para que cargue el capulí y la nueva mazorca pueda nacer. Paz para abrir las puertas de las fábricas y las aulas, donde se forja el futuro. Paz, pero paz con dignidad… (O)

Salir de la versión móvil