Vuestro Ecuador y el mío

Hernán Abad Rodas

Publicidad

Una de las mayores cualidades de un buen líder debe ser la humildad y el sentido común. Un dirigente no sólo debe tener la consciencia de que no lo sabe todo, sino abrirse en todo momento a los asesoramientos informados y científicos, pero cuidándose de no ser títere de nadie.

Alguien dogmático, arrogante, pusilánime, fantasioso u oportunista jamás será un competente conductor de un pueblo. Un buen líder sabe que cada uno de sus actos son replicables en la coyuntura o en el futuro.

Las actividades políticas de la C0NAIE, especialmente de su presidente, muestran un desenfoque respecto de las necesidades de las comunidades que integran esta organización y que realmente tienen.

La oposición a casi todo lo que provenga del actual gobierno, no es más que una lucha política de los líderes, para posesionar su convocatoria y fuerza social, y demostrar que son un grupo de personas capaces de someter y hasta botar gobiernos.

Dirigentes de la COANIE, ustedes tienen un Ecuador autodenominado “revolucionario”, es estatismo con frondosa burocracia y conflictos, es un enmarañado nudo político que el tiempo intenta desatar, es una interminable competencia entre izquierda, derecha y populismo, con censos interminables de almas sumisas.

publicidad

Mí Ecuador, es una cadena de cumbres y montañas majestuosas que se elevan en libertad y con dignidad hacia el cielo azul, es una alada plegaria que revolotea en la mañana cuando los campesinos llevan a pastar a sus rebaños; y en el atardecer, cuando regresan cantando de sus verdes prados.

Vuestro Ecuador es: discursos, propaganda, amenazas de diversa naturaleza, monólogos; el mío es, el canto del ruiseñor, el murmullo de las ramas en la arboleda, el eco de la flauta del pastor en los silenciosos valles.

Vuestro Ecuador es: paros indefinidos, bloqueo de carreteras, destrucción de bienes públicos y privados, vandalismo, amenazas a la democracia y libertad etc. el mío está, en contacto con los secretos de la vida a los que inconscientemente conoce, es un anhelo de paz, democracia, libertad, austeridad y justicia independiente del poder político.

Ante las amenazas contra nuestra democracia, paz y libertad. No seamos como aquellos que, sentados al lado del fuego, miran como se apaga, y soplan a continuación en vano sobre las cenizas muertas. Despojémonos del indignante manto de la docilidad perruna, que nos ha cubierto. Luchemos democrática y legalmente contra los tiranuelos que quieren imponer en el país una visión retrograda del socialismo.

A estas alturas, ya no hay duda de que el gran propósito en la vida de don Leonidas Iza es instalar en el Ecuador el comunismo indoamericano mariateguista, incluso si ello implica derroca al régimen de turno.

Iza sabe el país que quiere, pero sobre todo él sabe lo que quiere para sí mismo, y podría ser que el país se lo permita, por nuestra flaqueza moral. (O)