- Publicidad -
Inicio Opinión Columnistas ¡No estaban ahí!

¡No estaban ahí!

Juan F. Castanier Muñoz

La Fiscal General Diana Salazar, comentando sobre el atentado sufrido por las oficinas de la Fiscalía General en Quito, por parte de unas dos docenas de delincuentes, expresó que “los documentos que buscaban, no estaban ahí”. ¡Qué chasco! Tanta planificación, tanto esfuerzo, tantos preparativos, y total, “operación fallida”. ¿A quién podía convenir la destrucción de ciertos documentos que custodia la Fiscalía General, si no es a quién o a quienes tienen indagaciones pendientes en esta institución? No hay duda que la desesperación empuja a veces a asumir actitudes que lucen burdas por donde se las mire. Ya pasó en las movilizaciones del 2019 con la destrucción y el incendio de las instalaciones de la Contraloría General, sin embargo, la semana pasada un grupo de “asalariados”, efectuó el reprise en la Fiscalía con resultados desalentadores. Qué pena por el “innombrable” y los de su banda, no han obtenido, ni de lejos, buenos resultados en los últimos días, a pesar de su reconocida habilidad.

Ciertos dirigentes indígenas tratan de desmarcarse de la influencia y los fines correistas, por lo menos frente a la opinión pública y a sus bases, en cambio otros no logran hacerlo por más esfuerzos que pongan en el empeño. El “ropaje” correista les sale por los poros, hasta en ciertas maneras impositivas y dictatoriales, y debe constituir un “ropaje” no muy simple de llevar, habida cuenta de todos los desplantes y humillaciones de que fueron objeto en el tiempo de las bravuconadas del “innombrable”. 

Esperamos que para la publicación de hoy, la Asamblea Nacional no haya aprobado la destitución del presidente Lasso, pretendida por el correismo, a través de un documento plagado de errores y deficiencias. Que se haya impuesto, en el mejor de los sentidos, la defensa de la democracia y del orden constituido. El correismo habrá terminado su participación en los sucesos, sin pan ni pedazo. Ojalá en los diálogos entre la dirigencia indígena y el gobierno, prime la sensatez y la buena fe, el deseo transparente de encontrar soluciones, y que estas soluciones sean sustentables en el tiempo y de real y efectivo beneficio social. (O)

Salir de la versión móvil