- Publicidad -
Inicio Actualidad Sevilla de Oro recuerda a 7 obreros que fallecieron en la construcción...

Sevilla de Oro recuerda a 7 obreros que fallecieron en la construcción de un camino de herradura al Oriente

El camino de herradura atraviesa por montañas de Azuay y Morona Santiago. Se realizan excursiones por la zona. Cortesía

En la resolución también se honra al padre Albino del Curto, quien impulsó esta conexión provincial.

Un derrumbe de tierra cegó el 11 de julio de 1917 la vida de siete obreros del cantón Sevilla de Oro que, por iniciativa del padre Albino del Curto, construían un camino de herradura para comunicar a las provincias de Azuay y Morona Santiago. Las autoridades municipales rinden homenaje a estas personas y al sacerdote tras 105 años del trágico suceso.

El hecho se produjo en el sector Rayoloma. La zona se ubica en lo alto de este cantón oriental de la provincia del Azuay, donde existe una amplia vegetación, así como una variedad de animales silvestres.

Los obreros pertenecían a una cuadrilla de unas 15 personas que trabajaban con pico y pala desafiando las montañas y el frío. Según Mariela Cárdenas, coordinadora de Educación, Cultura, Turismo y Deportes de la Municipalidad de Sevilla de Oro, las difíciles condiciones climáticas ocasionaron el derrumbe que sepultó a este grupo de trabajadores.

Se trató de Manuel Alarcón, Benjamín Flores, José Antonio Maldonado, Alejandro Maldonado, Redentor Cárdenas, Francisco López y Amadeo López. Sus cuerpos nunca se hallaron pese a las labores de rescate cumplidas en aquel entonces por la población.

Resolución

El Concejo Cantonal de Sevilla de Oro resolvió por unanimidad que cada 11 de julio sea fecha cívica por el Día del padre Albino del Curto y los caídos en la construcción del camino hacia el Oriente. La decisión se la tomó el mes anterior después de un arduo trabajo investigativo para reunir información del hecho y los personajes.

Cárdenas señaló que, entre la información recopilada, consta el testimonio de uno de los familiares de los fallecidos que aún reside en el cantón. Se trata de un sobrino de Redentor Cárdenas.

La Municipalidad de Sevilla de Oro emprende algunos proyectos con el afán de potenciar esta resolución y el turismo del cantón.

Es así como se colocó la semana pasada la primera piedra del proyecto sendero del padre Albino del Curto que se ejecutará con otras instituciones. La ruta conecta el sector El Gallo con Rayoloma, en las proximidades del lugar donde se suscitó la muerte de los trabajadores.

Las autoridades municipales con apoyo de otras instituciones colocaron la semana pasada la primera piedra del proyecto sendero del padre Albino del Curto. La ruta conecta con el camino de herradura en el que fallecieron los siete obreros. Cortesía

Asimismo, se colocará una cruz con los nombres de los siete obreros caídos, además se restaurará un monumento del padre Albino del Curto que se encuentra en las dependencias municipales para trasladarlo a mencionada a ruta, entre otras actividades.   

La funcionaria recalcó que la primera conmemoración se llevará a cabo el domingo 10 de julio, pues se quiere aprovechar del fin de semana para también impulsar el turismo. Se caracterizará por una celebración eucarística, juegos populares, un almuerzo comunitario, entre otras sorpresas.  (BPR)-(I)

Testimonio de familiar

Humberto Cárdenas, de 92 años de edad, es sobrino de Redentor Cárdenas, quien fue uno de los obreros que murió en el derrumbe de 1917 por la construcción del camino de herradura al Oriente.

Humberto conoce pormenores del suceso por relatos de su padre. “Los trabajadores con machete y otros con sus manos abrían la trocha en las montañas. Un grupo llegó a la loma de Rayoloma, donde a las 14:00, del 11 de julio de 1917, se produjo el fatal hecho. Solo se escuchó que alguien gritó derrumbe, y todo quedó en silencio”, aseveró.

El hombre recordó que los fallecidos de apellido Maldonado fueron oriundos del sector La Unión. Mientras los de apellido López, de la comunidad Osorancho.

“Nunca se encontraron los restos. Buscaron tres días los cuerpos hasta que el padre Albino del Curto optó por bendecir la zona para continuar con la apertura del camino que se inauguró en 1920”, concluyó. (I)

DETALLE

En la fachada del convento de la iglesia matriz de Sevilla de Oro existe ya una placa sobre el hecho suscitado hace 105 años. La placa contiene los nombres de los siete trabajadores fallecidos.

Salir de la versión móvil