- Publicidad -
Inicio Opinión Columnistas “En defensa del pueblo”

“En defensa del pueblo”

Marco Carrión Calderón

La excusa de los mentalizadores de la paralización que ha afectado al país es la de “dignidad y defensa de los pueblos”. La televisión nos permitió enterarnos de que muchísimas personas que aceptaron hablar ante las cámaras declararon, sincera e ingenuamente, que habían sido obligadas a trasladarse a Quito y allí salir a las “manifestaciones”, con la amenaza de ser sancionadas y multadas. Muchas de esas personas, sencillas, no estaban ni enteradas debidamente de cuál era la motivación del paro.

No se concibe que la dignidad de los pueblos y de las personas sea manifestada con apedreamientos, destrucción de calles, avenidas y plazas, con la rotura de vidrios y de edificios públicos, con el hecho de impedir que los ciudadanos puedan transitar normalmente por las ciudades para cumplir con sus trabajos y actividades personales. Muchas veces estas son tan importantes como acudir a los centros de salud ¿Será demostración de dignidad de los pueblos indígenas haber evitado que los enfermos puedan recibir sus medicinas y tratamientos médicos, muchas veces de impostergable necesidad?

¿Se podrá medir la dignidad de los “pueblos y nacionalidades” con el cierre de vías de comunicación por donde no solo los ciudadanos debemos movilizarnos para cumplir trabajos y más actividades legítimas? Cuánta dignidad se encuentra en impedir que lleguen los alimentos y combustibles a los sitios de expendio y contemplar, seguramente contentos y sonrientes, las enormes filas de vehículos buscando conseguir diésel y gasolina para poder cumplir las actividades.

¿En dónde está la defensa y dignidad de los pueblos y comunidades indígenas al propiciar esas “movilizaciones” en las que ellos mismos dicen se “infiltran” los delincuentes que cometen tremendos delitos en contra de la ciudadanía? No es justificable el decir que son “infiltrados” los que causan perjuicios y daños imponderables a personas y ciudades. Los dirigentes tienen la obligación de evitar que tales cosas sucedan.

¿Y el gobierno y la Fuerza Pública, obligados a brindar paz y seguridad? El gobierno de rodillas y La Fuerza Pública sin poder actuar mientras se impide la vida normal, hay vandalismo y destrucción. (O)

Salir de la versión móvil