Austro, pionero en leche orgánica

Francisco Larriva accedió a la primera certificación orgánica en producción de leche en el Austro del país. Larriva es docente universitario, además de productor. BPR
Publicidad

Francisco Larriva recibió la certificación de Agrocalidad.

“Nuestros grandes aliados son los escarabajos, lombrices, entre otros insectos que mejoran la materia orgánica del suelo para forjar el pasto que consume el ganado”. A esto atribuye el cuencano Francisco Larriva, su reconocimiento como el primer ganadero del Austro y el segundo en el país, con la certificación orgánica en producción de leche.

En el sector Chuquira, de la parroquia Victoria del Portete, sur de Cuenca, está su hacienda que lleva el nombre de “Brujas Huayco”. En este lugar, ubicado a 3.100 metros de altura sobre el nivel del mar (m.s.n.m), está prohibido el uso de fertilizantes químicos, así como el ingreso de tractores agrícolas para labrar la tierra.

Las herramientas son los escarabajos que se encargan de enterrar el estiércol de las vacas y remover la tierra para que las lombrices transformen el excremento en “Humus”. Este abono orgánico registra altos niveles de nutrientes idóneos para la producción del pasto.

En la generación del pasto que consumen las vacas, se utiliza material orgánico. BPR

También se usan bioles o abono que se elabora con restos de vegetales y compuestos orgánicos fermentados por microrganismos.

publicidad

Asimismo, se utiliza un abono conocido como “Bocachi” que proviene de una técnica japonesa en la que también se fermentan diferentes componentes orgánicos. 

Andrea Morante trabaja en la hacienda “Bruja Huayco” para la producción lechera. BPR

De esta manera, las reses se alimentan de un pasto natural que mejora su salud y optimiza su producción lechera. La hacienda posee alrededor de 20 vacas que generan al momento una producción diaria de entre 200 a 300 litros.

Trámite

Francisco Larriva, quien también se desempeña como docente universitario, inició desde hace cuatro años el trámite mediante el asesoramiento de una certificadora internacional.

El propósito fue cumplir con los requisitos para que la Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitaria (Agrocalidad) considere sus buenas prácticas en su hacienda -que la adquirió hace más de 15 años- para que se le otorgue este importante documento.

El proceso fue complejo, pues se tenía que demostrar que sus potreros están libres de agroquímicos. Además que las vacas produzcan leche totalmente pura que se caracteriza por una gran cantidad de sólidos, aminoácidos, entre otros nutrientes. 

“Fueron cuatro años de evaluaciones, de visitas, de documentación, de verificar que todos los procesos sean netamente orgánicos”, citó el propietario, quien recibió la certificación a inicios de junio del presente año de manos de Pablo Weber, viceministro de Desarrollo Rural.

Su anhelo es que más ganaderos azuayos y del país opten por una producción totalmente orgánica que incluso abarate los costos.

“En el Ecuador el potencial de la producción pecuaria y de leche está en la calidad más que en la cantidad. Nuestro país es relativamente pequeño, no tenemos las condiciones que tienen otros países para producir leche en gran volumen”, concluyó Larriva. (BPR)-(I)

Mercados internacionales 

La certificación orgánica en producción de leche significa que se la produce sin agroquímicos, lo que resulta completamente inocuo para la salud. Así lo explicó Vanesa Abad, coordinadora zonal de la Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitaria (Agrocalidad).

El pasto como las vacas tuvieron que pasar por una certificación orgánica, por lo tanto, la leche no tendrá ningún tipo de residuos químicos, ni de plaguicidas y medicamentos veterinarios.

Abad recordó que la primera certificación bajo estas características se entregó desde hace tres años a un productor de la provincia de Cotopaxi. Sin embargo, no está vigente ya que cada tres años se cumplen evaluaciones a las que no accedió aún el ganadero.

“Francisco Larriva sería la única persona, considerando este antecedente, que tiene el certificado vigente en el país”, comentó la funcionaria, quien aseguró que este hecho promueve que el producto pueda llegar a mercados internacionales. (I)

DETALLE

– El nombre de la hacienda rinde homenaje a su esposa Karen Salazar. A ella cariñosamente la conocen como “Brujita” y laboró por más de 12 años en las plantaciones de Monjas Huayco, en el cantón Paute.