Las provincias de Azuay y Cañar tienen una variedad de atractivos

Una pareja de turistas franceses visitan las cúpulas de la Catedral de Cuenca, ubicada en el Centro Histórico. XCA
Publicidad

Los destinos obligados para turismo.

Las vacaciones son una oportunidad para redescubrir Cuenca y otros rincones del Austro. Atractivos naturales, arquitectónicos, históricos y hasta gastronómicos tiene cada destino del sur del país.

Los cuencanos que, por cuestiones de tiempo y recursos económicos no pueden viajar por largas horas, poseen varias opciones dentro de la misma ciudad que ostenta diferentes reconocimientos por ser un atractivo nacional e internacional.

Las personas que deseen caminar para olvidar el estrés del trabajo pueden disfrutar en el Centro Histórico de un sinnúmero de iglesias, donde sobresale la Catedral Nueva -construida en el periodo 1885-1975 que conjuga los estilos románico, gótico y renacentista. Sus cúpulas se han convertido en los últimos años en un ícono.

Asimismo, el Parque Calderón rodeado por casas coloniales; la plazoleta de San Francisco con la venta de artículos de lana confeccionados por los otavaleños; la plaza de La Merced y la Calle Larga con restaurantes, bares y discotecas; los museos; los mercados; las orillas del río Tomebamba con lugares como El Vado, el Centenario, Puente Roto, son algunas alternativas para los visitantes.

publicidad

En caso de que deseen salir del casco urbano, hay otros sectores por recorrer como los miradores de Turi, El Calvario y la Loma de Culcay, las hosterías y bares en la parroquia Baños, el Parque Nacional Cajas, entre otros pintorescos sitios.

Cantones

Para quienes no tengan un vehículo para transportarse y quieran viajar a los cantones y otras provincias, la Terminal Terrestre de Cuenca es el punto de partida. Desde ahí se puede acceder a los buses de transporte que van, por ejemplo, hacia Gualaceo con el propósito de conocer las orillas del Santa Bárbara, los talleres de macanas y de zapatos.

Chordeleg resalta por la joyería; Sígsig, por las Playas de Zhingate; Paute, por sus orillas del río y gastronomía; Guachapala, por el Santuario del Señor de Andacocha.

Los cantones ubicados en la cuenca del río Jubones también encantan por su amplia y variada oferta. Santa Isabel tiene el valle de Yunguilla; Girón, las cascadas y la Casa de los Tratados; San Fernando, la laguna de Busa; entre otros.

Cañar atrae por santuarios

El turismo religioso también caracteriza al Austro del país. En los cantones Azogues, Biblián y Cañar, de la provincia del Cañar, existen -por ejemplo- santuarios que congregan a miles de personas por su devoción.

El Santuario de la Virgen de la Nube y el monumento en el cerro Abuga son patrimonio de Azogues. El santuario, ubicado en la cabecera urbana, se construyó entre 1912 y 1954 con piedra labrada del cerro Abuga, así como de la parroquia Cojitambo.

Biblián resalta por el Santuario de la Virgen del Rocío, situado en el cerro de Zhalao. La imagen, considerada la “alcaldesa perpetua del cantón”, accedió el pasado 1 de mayo a la corona pontificia por resolución del papa Francisco.

La Iglesia San Antonio de las Reales Minas de Hatun Cañar es el orgullo de los habitantes del cantón Cañar. La capilla se construyó en 1934 luego que la población se liberó de la peste bubónica.

El imán de lo arqueológico

Los complejos arqueológicos son patrimonio de las provincias de Azuay y Cañar. En Azuay se ubican las ruinas de Chobshi, en el cantón Sígsig, conocidas también con el fortín del Cacique Duma. Se destacan por su castillo de piedra y la famosa “Cueva Negra”.

También se encuentra el Parque Arqueológico Pumapungo, en Cuenca. El lugar tiene estructuras, muros, cimentaciones, canales, entre otros vestigios.

En Cañar -en el cantón del mismo nombre- queda el Complejo Arqueológico Ingapirca, considerado el más importante del Ecuador. Mientras que, en Azogues se sitúan las ruinas del Cojitambo en medio del majestuoso cerro, en cuyas faldas trabajan los picapiedreros.

Para los paladares exigentes

El hornado, la fritada, sancocho, así como las papas con cuero, el cuy, las humas, las tortillas de maíz y de choclo, y el motepillo, son algunos de los platos típicos que hay en el Austro.

El turismo está ligado a la gastronomía. En Cuenca se encuentran estas delicias en los mercados, en la avenida Don Bosco, en la Circunvalación Sur, en las parroquias de San Joaquín, Ricaurte, y otras localidades.

En Cañar existen, por ejemplo, dos sectores tradicionales que se convierten en una parada obligatoria para los turistas. Se trata de “Cuchilandia”, tanto en Azogues como en Biblián con precios accesibles. (BPR)-(I)

DETALLES

– Cuenca es Patrimonio Cultural de la Humanidad desde el año 1999, Mejor Destino de Vacaciones Cortas de Sudamérica por tres años consecutivos, entre otras distinciones.

– En la Terminal de Cuenca varía el precio de los pasajes dependiendo de la distancia. A Gualaceo cuesta 1,30 dólares; a Paute, 1,50 dólares; a Girón, 1,25 dólares, y a Santa Isabel, 2,50 dólares.

– El estado vial es una de las dificultades para viajar a los cantones, sobre todo, a los ubicados en la cuenca del río Jubones. La Girón-Pasaje presenta baches; la vía Molleturo está en intervención. Hay que tomar precauciones.

7 cantones conforman la provincia del Cañar. Las localidades de Azogues, Cañar y La Troncal congregan la mayor cantidad de población.

15 cantones tiene la provincia del Azuay, ubicada al sur del país. La ciudad de Cuenca es la capital, donde residen más de 600 mil personas.

31 kilómetros separan las ciudades de Cuenca y Azogues. La vía rápida así como la Panamericana conectan estos territorios.