El Gobierno acepta un dialogo con Asamblea

El acercamiento convocado por Virgilio Saquicela, presidente de la Asamblea, al presidente Guillermo Lasso, se prevé para la próxima semana. Archivo

La Función Ejecutiva ya ha designado a sus voceros para la reunión con el Legislativo.

El gobierno aceptó el diálogo con la Función Legislativa como lo solicitó Virgilio Saquicela, presidente de la Asamblea, pero pone condiciones.
Para el Régimen, los temas prioritarios y tentativos que se deben incluir en el debate deben estar enfocados en la generación de empleo, promoción de inversiones, problemática de la seguridad ciudadana y una relación “fluida e institucional” entre Legislativo y Ejecutivo.

Francisco Jiménez, ministro de Gobierno, dijo que este acercamiento se podría producir en el transcurso de la próxima semana. “Esto permitirá trazar una agenda que permita abordar los problemas que tiene el país actualmente”, dijo el ministro de la Política.  

La reunión de coordinación para definir una agenda entre estos poderes del Estado se podría producir seis semanas después de que una mayoría en la Asamblea, liderada por el bloque de la Unión por la Esperanza (UNES) y sus aliados del movimiento Pachakutik, la Izquierda Democrática (ID), y algunos independientes, fracasó en su intento de destituir al presidente Lasso a no haber reunidos los 92 votos suficientes.

El 29 de junio pasad, las bancadas de oposición al gobierno intentaron derrocar al Lasso a quien lo acusaron de provocar «crisis política y conmoción interna» en el contexto de protestas que protagonizó la CONAIE desde el 13 al 30 de junio de este año. UNES, Pachakutik, la ID e independientes solo alcanzaron a reunir 82 votos.

Por lo pronto, el Ejecutivo ya designó sus voceros para la reunión con los funcionarios del Legislativos. La comisión estará presidida por el ministro de Gobierno, e integrada por un asesor jurídico y un constitucionalista.

Francisco Jiménez dijo que están a la espera de que la Asamblea designe a sus delegados, pero se adelantó a sugerir que podrían ser los jefes de las cinco bancadas más representativas. Así se establecerá una agenda de trabajo conjunto porque la comisión solo tendrá sentido en la medida que se defina una agenda legislativa.

“La Asamblea se demoró casi 60 días en poner vicepresidentes, y en el Ejecutivo no tenemos claro en que ha supuesto una diferencia la salida de la presidenta (Guadalupe LLori), y la entrada de otro presidente (Virgilio Saquicela), o la destitución de una vicepresidenta (Yeseña Guamaní), pero más allá de eso, la Asamblea se regula desde la Asamblea”, expresó.

El llamado al diálogo por parte de Virgilio Saquicela se produjo en el marco del homenaje que la Asamblea rindió a Guayaquil el 25 de julio. En una carta dirigida a Guillermo Lasso, Saquicela le solicitó que designe una comisión para que, con delegación de las cinco bancadas del Legislativo se puedan resolver varios temas.

Indagación contra funcionarios

El ministro Francisco Jiménez aseveró que garantizarán imparcialidad con proceso de Fiscalía.

Al referirse a las investigaciones iniciadas por la Fiscalía a funcionarios del gobierno como Juan José Pons, el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, enfatizó que ningún colaborador, menos aún del entorno inmediato del presidente de la República, tiene nada que ver con los presuntos casos de corrupción que se están indagando en los últimos días, pero adelantó que el régimen prestará todas la facilidades para que todo sea esclarecido. 

“Las informaciones de las cuales tenemos conocimiento hasta el día de hoy (ayer), no nos permiten tergiversar esa afirmación, pero para no generar dudas sobre la investigación ni interferir, lo que hemos hecho es guardar silencio porque es la mejor manera de garantizar la imparcialidad”. (SCC)-(I)