En Azuay se vacunará a 172 mil bovinos contra la fiebre aftosa

La mayor cantidad de la población ganadera se ubica en el cantón Cuenca. Agrocalidad prevé vacunar en esta localidad a 67 mil ejemplares. Cortesía
Publicidad

La campaña contra la fiebre aftosa concluirá el 31 de agosto.

En la provincia del Azuay se tiene como propósito vacunar en 45 días contra la fiebre aftosa a alrededor de 172 mil bobinos, de 15 mil ganaderos. El proceso está en marcha desde el pasado 18 de julio a nivel nacional y terminará el próximo 31 de agosto.

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) a través de la Agencia de Regulación y Control Fito y Zoosanitario (Agrocalidad) impulsa la campaña para evitar que se presenten casos de esta enfermedad viral, considerada altamente contagiosa y de rápida difusión en el ganado.

Los propietarios de las cabezas de ganado deben cumplir con el proceso para acceder además al certificado sanitario de movilización. Esta certificación es fundamental para la comercialización de los animales y sus derivados.  

En el cantón Cuenca se estima vacunar a más de 67 mil reses, de unos 6 mil ganaderos, es decir alrededor del 40 % de la meta gubernamental.

publicidad
Los brigadistas recorren los cantones para aplicar la dosis de vacuna a las reses. Cortesía

Le siguen los cantones Sígsig, con alrededor de 14 mil; Girón, con 12 mil; Nabón y Pucará, con 11 mil; Santa Isabel, con 10 mil; Gualaceo y San Fernando, con 8 mil; Paute y Sevilla de Oro, con 7 mil; Camilo Ponce Enríquez, con 6 mil.

Y, por debajo de los 2 mil ejemplares, se ubican los cantones: Chordeleg, Guachapala, El Pan y Oña.

De acuerdo con Tito Ochoa, responsable del proyecto de protección zoosanitario en el Azuay de Agrocalidad, se cuenta con 41 brigadistas que recorren cada uno de los 15 cantones, quienes están supervisados por los técnicos de Agrocalidad.  Recalcó que se realiza previamente una socialización con apoyo de las autoridades cantonales y parroquiales para difundir las fechas de la vacunación.

“Avanzamos de forma ordenada para que el barrido sea eficaz y no tengamos problemas de que las personas no han vacunado a su ganado. Los brigadistas llegan de lunes a viernes a las comunidades, y el fin de semana hacen un repaso en los territorios visitados porque siempre hay personas que no accedieron a la dosis en los días previstos debido a cuestiones laborales o por desconocimiento”, citó Ochoa.

El mayor número de brigadistas se concentran en Cuenca porque tiene la mayor población ganadera del Azuay. Se cuenta con 19 brigadistas que visitan parroquias como: Tarqui, Victoria del Portete, Cumbe, entre otras donde la actividad económica de sus habitantes radica, principalmente en la producción de leche.

Subsidio

La campaña de vacunación contra la fiebre aftosa es subsidiada en un 70 % por el Gobierno Nacional. Así lo expresó Giordano Torres, director distrital del MAG en Azuay, quien manifestó que los ganaderos pagan 60 centavos por la aplicación de la dosis de la vacuna en su animal, cuyo valor en el mercado está valorada en dos dólares.

Torres recordó que la campaña se realiza generalmente dos veces por año. Sin embargo, las restricciones de la pandemia de la COVID-19 hizo que en los últimos dos años se efectué por una ocasión.  (BPR)-(I)

Bienestar animal

Los ganaderos de la provincia coinciden en la necesidad de vacunar contra la fiebre aftosa a sus animales. Así garantizan su salud y evitan inconvenientes en las actividades laborales.

Según David Gavilánez, ganadero del sector Pacay, del cantón San Fernando, no se han presentado casos de fiebre aftosa en su localidad, no obstante, espera que lleguen este mes los brigadistas para aplicar la dosis por el bienestar de sus 18 ejemplares.

Gavilánez comentó que cumplir con este proceso es importante para exportar y comercializar la leche. Aunque debería existir mayor control por parte de los entes gubernamentales.

De su parte, Adrián Aguilar, ganadero de la parroquia Octavio Cordero Palacios, de Cuenca, reiteró que es un proceso obligatorio para movilizar los animales y vender la leche, pero le preocupa que en los dos últimos dos años se aplica por una vez la vacuna a pesar de que Azuay no registra casos.

Aguilar espera que se regularice la aplicación de las dos dosis anuales. (I)

DETALLE

Las personas que no vacunen a sus cabezas de ganado contra la fiebre aftosa podrían ser sancionados con una multa económica que va de tres a cuatro salarios básicos unificados. Esto, consta en la Ley Orgánica de Sanidad Agropecuaria.