Nace la primera tortuga siamesa bicéfala en la historia de los Países Bajos

Publicidad

Una tortuga siamesa bicéfala ha nacido en la ciudad neerlandesa de Putten (centro) y ha marcado un hito por ser la primera de estas características en ver la luz en Países Bajos y gozar de buena salud y esperanza de vida, informaron este jueves medios locales.

La tortuga, llamada Sorte («Suerte», en portugués), salió del cascarón con dos cabezas, cuatro patas delanteras, dos patas traseras y dos colas, indicó el diario belga «Het Laatste Nieuws».

A pesar de que este tipo de ejemplares no suelen vivir mucho, Sorte cuenta con una serie de características que hacen posible su supervivencia y aumentan su esperanza de vida.

Tras realizar una tomografía computarizada, la clínica neerlandesa AniCura aseguró que el animal, gracias a su único corazón y tracto gastrointestinal, podrá sobrevivir más de lo previsto.

“Si el animal hubiera estado formado por dos sistemas vitales, el riesgo de enfermedad y muerte habría sido del doble”, explicó el veterinario de AniCura Anton Fennema, en declaraciones a la agencia ANP.

publicidad

Si bien la exploración realizada a través de una serie de escáneres mostró que el reptil tiene dos espinas cervicales y dos tráqueas, aún se desconoce si Sorte es macho o hembra.

“En la naturaleza, la tortuga no sobreviviría, pero con un criador que la cuide, este problema no existe”, declaró otra veterinaria de la clínica, Sandra Vink, a la agencia neerlandesa noticias.

De acuerdo con los veterinarios, en el mejor de los casos este singular animal podría llegar a pesar alrededor 100 kilos y llegar a vivir hasta un total de 150 años.

“Es especial tener un espécimen de estas características y, por eso, lo más importante es que Sorte esté y siga estando sano”, declaró el propietario de la célebre tortuga, Ruben van Schoor, a los medios de comunicación.

En lo que respecta al acontecimiento, se trata de un fenómeno único, puesto que, según AniCura, esta es la primera vez que nace una tortuga con semejantes atributos en los Países Bajos. EFE