Palacios: «Estos son temas de los contratistas», sobre destrucción de casa comunal de El Cebollar

Centro de Saber El Cebollar, fue demolido por el Municipio de Cuenca. Ericka Zuñiga

Contratistas del Municipio de Cuenca demolieron parcialmente el Centro del Saber El Cebollar como parte del proyecto para la construcción de un nuevo mercado para esa localidad. En la zona se registran protestas.

La madrugada del martes 9 de agosto del 2022, máquinas y trabajadores ingresaron al barrio El Cebollar para demoler la casa comunal que funcionaba como centro de computación y área cultural para los vecinos del sector.

Los moradores cerraron la avenida Abelardo J. Andrade, vía principal del barrio Mutualista Azuay, como forma de plantón por la sorpresiva destrucción del edificio.

También incineraron llantas y pegaron mensajes en contra del proyecto sobre rejas de hierro que obstaculizan hasta las 10:00, según el último reporte, el tránsito de vehículos y el paso de las líneas de buses 20 y 16.

El Alcalde Pedro Palacios se excusó diciendo que los dirigentes no tenían interés en socializar el proyecto y que no quisieron reunirse con el Municipio. Además que la socialización se planteó y ejecutó desde el 2018.

Sobre la destrucción del edificio, el Alcalde responsabilizó a los contratistas «Yo no dispongo nada, eso es cosa de contratistas» quienes según el llevan retrasos en la obra y también mencionó que las protestas tienen un tinte político por parte de los dirigentes del sector.

Moradores realizan plantón ante destrucción parcial de casa comunal de El Cebollar. Xavier Caivinagua.

Una de las principales quejas por parte de los ciudadanos es la falta de socialización por parte del Municipio sobre la destrucción de la casa comunal para la adecuación de «un mercado grande en proporciones para la demanda del barrio», según había comentado Juan Diego Larrea, presidente del barrio Mutualista Azuay para este medio.

Ciudadanos reparan

La tarde de este mismo martes 9 de agosto, moradores del sector de El Cebollar y Mutualista Azuay volvieron a cerrar las paredes demolidas.