Biden ve respaldado en el Congreso su ambicioso plan fiscal y climático

Publicidad

Washington (EFE).- A tres meses de las elecciones legislativas estadounidenses, consideradas como un referendo de medio mandato, el presidente del país, Joe Biden, recibió este viernes la aprobación definitiva del Congreso a su ambiciosa ley fiscal, climática y medioambiental.

La llamada Ley de Reducción de la Inflación obtuvo 220 votos a favor y 207 en contra en la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas. El pasado fin de semana en el Senado, donde su mayoría es ajustada, necesitó el voto de desempate de la vicepresidenta, Kamala Harris, que ejerce también de presidenta de esa cámara.

La normativa contempla inversiones de unos 669.000 millones de dólares en total para reducir el alza de los precios, luchar contra el cambio climático y rebajar el coste de los medicamentos recetados al darle a Medicare, el plan de cobertura sanitaria para los mayores de 65 años, el poder de negociarlo.

«Hoy la población estadounidense ha ganado y los intereses especiales han perdido. Con su aprobación, las familias verán precios de los medicamentos recetados más baratos, menores costes sanitarios y menores costes energéticos. Estoy deseando ratificarla la semana que viene», dijo el presidente en Twitter.

Por su parte, la secretaria de Tesoro, Janet Yellen, calificó la ley de histórica y aseguró que reducirá el déficit presupuestario e incrementará el crecimiento económico a largo plazo. “Esta legislación (…) marca el inicio de la nueva fase del futuro económico de EE.UU.”, escribió en un comunicado.

publicidad

Esta iniciativa recibió el visto bueno de la Cámara de Representantes tras casi nueve horas de sesión en las que los republicanos rebajaron el triunfalismo del bando opuesto y los demócratas defendieron como beneficioso el impacto que tendrá en el día a día de los ciudadanos.

Mark Zandi, economista jefe de Moody’s Analytics, estima sin embargo en un informe publicado este agosto que solo reducirá la inflación un 0,33 % para 2031 y que las potenciales caídas en los precios de los medicamentos no se percibirán hasta mediados de la década.

«Incrementará el gasto federal y eso es lo que dispara la inflación en primer lugar», criticó el congresista republicano Michael Burgess.

Para financiarlo, los demócratas apuestan por un impuesto mínimo del 15 % a compañías con beneficios superiores a los 1.000 millones de dólares y por reforzar la agencia de recaudación de impuestos para hacer más difícil evitar pagos, y aseguran que no habrá nuevas cargas impositivas para quienes ganen menos de 400.000 dólares.

REPERCUSIONES ELECTORALES

Entre sus opositores está el congresista republicano Tom Cole, que acusó a la mayoría parlamentaria de «crear la ilusión de estar haciendo algo positivo antes de las elecciones» del 8 de noviembre.

En esos comicios están en juego un tercio de los 100 puestos del Senado y los 435 de la Cámara de Representantes y tradicionalmente el partido en el poder pierde fuelle.

«Llegará un nuevo Congreso con un nuevo plan para cambiar las cosas», señaló en su discurso el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy.

El porcentaje de aprobación de Biden ha permanecido por debajo del 50 % desde agosto de 2021 y alcanzó su punto más bajo en mayo con el aprobado de solo el 36 % de la población, según un sondeo del instituto demoscópico Ipsos, pero este martes esa tasa subió al 40 %.

La mejoría se ve impulsada tanto por la ley de este viernes hoy como por la de fabricación de microprocesadores, que fortalecerá las cadenas de suministro para mejorar la posición del país frente a la competencia china, o por el apoyo estadounidense a la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN, ambos ratificados el martes.

A esa buena racha demócrata se suman los últimos datos sobre la inflación, que tras llegar en junio a su tasa más elevada en cuatro décadas, del 9,1 %, se colocó en el 8,5 % en julio, una bajada de seis décimas que dio un respiro a la principal economía del mundo.

«Hoy es un día de celebración», dijo este viernes durante el debate la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, satisfecha de que la ley de la inflación sea «un buen primer paso», que los demócratas han buscado «durante décadas».

El grupo ambientalista Climate Power considera en esa línea que pone a Estados Unidos «en el camino correcto para resolver la crisis climática, crear millones de empleos bien remunerados y reducir la contaminación en un 40 % para 2030».

Sus datos apuntan que las familias latinas se verán especialmente beneficiadas. Actualmente, el 40 % de los hogares a los que les cuesta pagar las facturas energéticas en Estados Unidos son latinos y el 50 % afroamericanos.

«Esta victoria es un paso más adelante en la lucha contra el cambio climático», celebró la directora general de asuntos latinos para Climate Power, Antonieta Cadiz, no sin precisar que queda trabajo por hacer hasta lograr una transición completa a una economía verde y dejar atrás por completo el uso de combustibles fósiles. EFE