¿Cuánto hay de democracia?

Análisis político Marco Salamea Córdova

Publicidad

La democracia representativa, que es la que hoy predomina en los países que se dicen democráticos, tiene como sus elementos característicos a los siguientes:

1. Las elecciones periódicas y libres. Esto significa que, si no hay elecciones cada cierto tiempo, o que si no se garantiza la participación electoral libre de todos los actores políticos y la libertad para que los electores elijan sin ningún tipo de coacción o presión, las elecciones no serán democráticas y, por lo tanto, no serán parte de un régimen democrático.

 2. La primacía de la Constitución. Esto tiene que ver con el hecho de que en un régimen democrático el ejercicio del poder, por parte de las autoridades estatales, tiene que estar sometido a lo que dice la Constitución; por esto mismo es que suele hablarse del régimen democrático como sinónimo de “régimen constitucional”. O, aún más, la observancia de la Constitución y de otras normas del Derecho en un régimen democrático, hace que también se hable de este régimen como sinónimo de “Estado de derecho”.

 3. La división de “poderes. Lo cual significa que un régimen democrático representativo debe funcionar plenamente la doctrina de la independencia de “poderes” (Ejecutivo, Legislativo y judicial) formulada por Mostesquieu a mediados del siglo XVIII.

 4. La adopción de decisiones por mayoría, pero respetando los derechos de las minorías. De manera que, si esto no se daría, la democracia devendría en una dictadura de la mayoría.

publicidad

 5. El ejercicio de un conjunto de libertades: de expresión, de organización, de movilización, de protesta pacífica, etc. Si el ejercicio de estas libertades democráticas no está plenamente garantizado por el Estado, entonces no se podría hablar de la presencia de un régimen plenamente democrático.

¿Cuál es el grado de cumplimiento de cada uno estos componentes del régimen democrático en Ecuador? ¿Cuánto hay de democracia actualmente en nuestro país? ¿Cuánto se respeta la Constitución en el ejercicio del poder? ¿Cuánto se respeta la división de “poderes”? ¿Vivimos más una simulación democrática, que una democracia real? Son preguntas a la que trataremos de responder en un próximo artículo. (O)