- Publicidad -
Inicio Actualidad Azuayos no se sienten representados por sus autoridades

Azuayos no se sienten representados por sus autoridades

La delincuencia y la falta de empleo, las mayores preocupaciones en la provincia

Para las elecciones seccionales del 5 de febrero de 2023 ya se cuenta con 10 candidatos para la Prefectura de Azuay y 11 para la Alcaldía de Cuenca. Los azuayos, debido a la falta de liderazgo político que experimentan, buscan representantes que rompan con los arquetipos tradicionales de las figuras de alcaldes y prefectos.

La consultora GJ, mediante una encuesta realizada entre los días 20 y 31 de julio, realizó un análisis donde se identificaron los principales de temas de coyuntura social y la percepción social de la ciudadanía ante las próximas elecciones.

Datos demográficos

En toda la Provincia del Azuay existen alrededor de 635.000 votantes y en Cuenca se encuentran 448.000, con una mayoría femenina de 336.712 frente a 298.339 individuos masculinos. Aspectos como las políticas públicas orientadas a mujeres son indispensables dentro de los planes de trabajo de los candidatos al igual que una representación adecuada para las azuayas, sin embargo, la única candidata para la alcaldía es Verónica Abad, mientras que para la prefectura existen cuatro candidatas: Dora Ordóñez, Magali Quezada, Ruth Caldas y Carmen Iñiguez.

Los azuayos opinan

De acuerdo con la encuesta previamente mencionada, el 42% de los azuayos consideran a la delincuencia como el mayor problema de la provincia, seguido del desempleo (10%) y la vialidad (9%). También manifiestan que las principales obras que necesita el Azuay son la vialidad, la seguridad y la creación de fuentes de empleo.

Las quejas ante estas problemáticas están fundamentadas en la falta de sentido de representación por parte de dos actores políticos a nivel provincial: Matías Abad y Cecilia Méndez, que se desempeñan como gobernador del Azuay y prefecta del Azuay respectivamente. Con respecto a la gestión de Abad, el 93% de los azuayos le dan una calificación baja a su gestión, mientras que en el caso de Méndez el 92% considera a su dirección como inadecuada.

– Gran parte de la popularidad de Cecilia Méndez fue descendiendo a los pocos meses de iniciar su administración cuando Yaku Pérez, entonces prefecto, renunció para postularse a la presidencia de la república. Méndez al llegar al Gobierno Provincial realizó una auditoria de la institución porque “no tenía claras la cuentas”… La ciudadanía se preguntó: ¿en dónde estaba cuándo fue binomio de Pérez?

– Por otro lado, Matías Abad asumió el rol de gobernador después de que Esteban Bernal anunciara su renuncia para asumir el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES). Debido a su actuar en el reciente paro nacional y el rechazo de los cuencanos al mandato del presidente Guillermo Lasso (84% otorga una calificación muy baja su gestión) el actual gobernador perdió credibilidad por el mal manejo de la crisis y la violencia durante las manifestaciones.

Es necesario enfatizar que el 71% de los azuayos estuvo de acuerdo con el paro nacional y el 93% percibió actitudes violentas en el mismo.

Temas coyunturales

Entre los temas más importantes dentro del imaginario de los azuayos está la lucha por el agua, tópico que el 98% de la ciudadanía considera fundamental a nivel provincial. También la migración se ha convertido en un hecho reincidente. Se estima que el 79% de la población local ha tenido un familiar que ha migrado en los últimos meses.

¿Qué esperar?

Agotamiento, desconfianza y frustración son calificativos para describir el sentir de la mayoría de los azuayos. Los usos y costumbres del menester político han empalagado a la ciudadanía a tal punto que no desean probar ni un bocado más de las tradicionales prácticas de los directivos de nuestra provincia.

Por el momento hay que esperar a que la actual prefecta termine sus funciones de manera contraria a las que las empezó, en otras palabras, en orden. Se puede especular que la ciudadanía marcará en las papeletas todo lo opuesto a Méndez, esto incluso implicaría el rechazo tácito a cualquier candidata que aspire a la prefectura.

En la Gobernación del Azuay el panorama es similar… Al menos de que Matías Abad se desmarque del deslumbrador halo del oficialismo, seguirá siendo carne de cañón de un gobierno que con poco más de un año de gestión se ha “quemado”.

La deuda histórica para con los azuayos sigue creciendo… (I)

Texto: Ibrahim El Khoury R. / @El_Khoury_R

Salir de la versión móvil