- Publicidad -
Inicio Actualidad Sucesos Padre e hijo murieron en automóvil al inhalar monóxido de carbono

Padre e hijo murieron en automóvil al inhalar monóxido de carbono

Efectivos de la Policía Nacional cumplieron con el levantamiento de las dos personas que fallecieron en un vehículo, en el sector San Juan Pamba, en Cuenca.

Cuenca.- Un padre de familia y su hijo fueron hallados sin vida al interior de un automóvil. El hecho ocurrió la mañana del sábado 13 de agosto de 2022, en la comunidad San Juan Pamba perteneciente a la parroquia Nulti; a este sector se accede por la vía a Jadán.

El vehículo Aveo Emotion, de color rojo, en el que permanecían los dos cuerpos estaba estacionado en un terreno frente a una vivienda en la que habita una mujer de la tercera edad y sus nietos.

María Jara, propietaria de la vivienda, relató que observó el vehículo rojo alrededor de las 10:00 del último viernes, pero que ella consideró que el automotor pertenecía a los dueños de unas maquinarias que le pidieron permiso para estacionar allí un vehículo y dedicarse a sus labores. Transcurrieron las horas y el automotor permanecía en el lugar, pero no se podía ver con facilidad hacia el interior de la cabina puesto que los vidrios eran oscuros, mencionó.

Al día siguiente, la dueña de la vivienda se preocupó más porque el vehículo rojo continuaba estacionado en el lugar y se logró divisar que habían personas en el interior.

El caso fue puesto en conocimiento de la Policía Nacional y los uniformados lograron abrir las puertas, verificando la existencia de las dos personas sin vida.

Personal del Cuerpo de Bomberos acudió al sitio y confirmó que las víctimas no tenían signos vitales.

La Policía Nacional cumplió con el respectivo procedimiento para el levantamiento de los cuerpos y su traslado hacia el Centro Forense.

Juan Ruiz, uniformado de la Policía Nacional, informó que los investigadores manejan la hipótesis que la muerte sería por inhalación de monóxido de carbono o una muerte por asfixia, en vista de que el vehículo estaba con las puertas cerradas.

El monóxido de carbono es un gas sin olor, ni color, pero muy peligroso. De acuerdo con expertos, cuando el escape del vehículo está con fisuras o los empaques están quemados causan contaminación que se acumula en la cabina, principalmente cuando el vehículo está estacionado y con el motor encendido.

Los ocupantes al inhalar el monóxido de carbono, en el caso de estar despiertos, pueden sentir mareos o nauseas y en el caso de estar dormidos no lo notarán y tendrán una muerte silenciosa o también conocida como la “muerte dulce”.

El monóxido de carbono se encuentra en el humo de la combustión de vehículos, estufas, fogones de gas y sistemas de calefacción. (I)

Salir de la versión móvil