- Publicidad -
Inicio Tendencias 4 señales básicas que alertan el cambio de tus llantas

4 señales básicas que alertan el cambio de tus llantas

Generalmente, los conductores descuidan la revisión de sus llantas. Este proceso es básico para la seguridad vial, más aún en el transporte escolar encargado de la movilización de los estudiantes. De acuerdo al Código Orgánico Integral Penal (COIP), la sanción por conducir con neumáticos en mal estado es de 15 a 30 días de privación de libertad. En el caso de buses escolares, la pena puede ser duplicada por ser un servicio público.

En el marco de regreso a clases en el régimen escolar Sierra, es importante poner a punto a las unidades y un paso fundamental es revisar las llantas. No solo por velar por la seguridad de los estudiantes y la ciudadanía en general, sino también para evitar sanciones, ya que en esta temporada se incrementan los controles del labrado de las llantas en las vías”, explica Carlos Cruz, Gerente Comercial de Hankook Tire.

De acuerdo al experto, existen 4 señales principales que indican que un neumático está en mal estado y que necesita un cambio urgente, esta acción es responsabilidad de todos los transportistas.

  1. Labrado liso: El transporte escolar recorre vías con diversas características y debe contar con llantas que sean capaces de adherirse a las distintas superficies. El labrado cumple la función de mantener un agarre adecuado en el terreno; a pesar de que su desgaste no se puede evitar, se debe mantener revisiones periódicas de la profundidad de este. Otro aspecto importante es que cuando el labrado no es el adecuado se reduce la distancia que se recorre al momento de frenar la unidad. El nivel de labrado mínimo debe ser de al menos 1,6 mm.
  2. Desgaste desigual: Cuando un lado de la llanta tiene más desgaste que otro y, de igual manera, existen diferencias en cada una de las llantas, se produce un desbalance. Esto puede provocar vibraciones, desgaste excesivo, daños a la suspensión y otros problemas. Esto también puede suceder por un golpe contra un bordillo o bache. En ocasiones, inclusive dejar la unidad estacionada durante períodos largos, sin movimiento, puede hacer que  las llantas desarrollen puntos planos que causarían un desbalance mientras se conduce.
  3. El vehículo tira hacia un lado aún conduciendo en línea recta: Esto significa que hace falta alineación, proceso que consiste en ajustar el sistema de suspensión del vehículo, el cual se encarga de conectar con las ruedas. Esto permite corregir los ángulos de las llantas para que entren en contacto con la carretera de la forma correcta. De esta manera se pueden evitar que las unidades se desvíen hacia la derecha o hacia la izquierda, evitando las vibraciones inusuales en la calzada. Es recomendable realizar la alineación cada 10 mil kilómetros
  4. Kilometraje cumplido: La vida útil de la llanta está determinada por el uso adecuado de la misma y el desgaste natural de la banda de rodamiento que ocurre al rodar por las vías urbanas. En el caso del transporte escolar, no existe un kilometraje definido en el que se debe realizar revisiones o cambios de las llantas. Sin embargo, siempre es importante revisar las llantas antes de comenzar la jornada, los aspectos a tener en cuenta es la presión, altura y signos de desgaste.

Señales del mal funcionamiento de las llantas:

  • El vehículo se mueve hacia la izquierda o derecha sin necesidad de mover el volante.
  • Las huellas de los neumáticos se desgastan prematuramente o de forma desigual.
  • Los neumáticos emiten sonidos al realizar movimientos.
  • El volante se inclina fuera del centro cuando se conduce.
  • El volante vibra al acelerar.

Un neumático en mal estado no permite la conducción apropiada del vehículo y representa un riesgo de seguridad para los estudiantes. El reemplazo y mantenimiento de las llantas de transporte escolar se debe hacer con mayor anterioridad teniendo en cuenta los criterios de desgaste de la banda de rodamiento, es decir que las llantas se deben cambiar cuando lleven un nivel de desgaste mayor a 70% y menor al 85% para garantizar mayor seguridad de los pasajeros. De esta manera se mantendrá un funcionamiento óptimo con las características que garantizan que todos lleguen seguros al destino”, explica el especialista.

Salir de la versión móvil