- Publicidad -
Inicio Opinión Columnistas Historia e identidad colectiva I

Historia e identidad colectiva I

Aníbal Fernando Bonilla

Los pueblos se nutren del pretérito vigoroso en su noble afán por consolidar una estructura propia, de tipologías especiales, en donde la soberanía, ubicación geográfica, integridad, cultura, sistemas: jurídico, político y económico sean una sola argamasa en medio de las diversidades sociales.  Las colectividades entre el vértigo de las libertades buscan de manera incesante afianzar los senderos de identidad cultural, en consonancia con los valores comunitarios que hablen por sí mismos acerca del concepto de nacionalidad, cuya conjunción abarca las tradiciones, costumbres, lengua, simetría territorial, potencial humano, dinámica productiva; todo esto, como destino integral.

Para Miguel Donoso Pareja, la nación “(…) es la totalidad de los habitantes que, asentados en un territorio, tienen un mismo gobierno”. En tal objetivo de articulación del Estado-nación, la historia juega un rol preponderante, desde donde se fraguan las líneas conductoras de la unidad en medio de la heterogeneidad comunitaria. Es a partir del pasado, que toda nación encuentra los elementos pertinentes de nacencia y posterior crecimiento, sin descartar en el camino los momentos de crisis y decadencia. Por esto, es interesante regresar la mirada para hallar respuestas a aquel signo interrogante que se plasma en nuestras individualidades: ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos?

Este ejercicio cuestionador nos lleva innegablemente a revisar las páginas que antecedieron los rumbos actuales. Desde la historia -que revela verdades- podemos encontrar múltiples respuestas que incluyen códigos identitarios, a partir de “(…) un diálogo sin fin entre el presente y el pasado”, tal como advierte Edward H. Carr, para quien a su vez: “La convicción de que provenimos de alguna parte está estrechamente vinculada a la creencia de que vamos a algún lado. Una sociedad que ha perdido la fe en su capacidad de progresar en el futuro dejará pronto de ocuparse de su propio progreso en el pasado”. (O)

Salir de la versión móvil