Juzgados por la opinión pública

Caroline Avila @avilanieto

Caroline Avila
Caroline Avila

Para quien decide trabajar en el sector público, dejando en pausa proyectos personales, carrera profesional y muchas veces amigos y hogar, la decisión no reviste de gratificaciones sino de sacrificios. No solo por el laberinto que implica gestionar en el ámbito público cualquier trámite del que el funcionario se vuelve directa o indirectamente responsable, sino porque por muy buena voluntad que tengan, el sistema está tan corrompido que no sería nada raro para el funcionario honesto y responsable encontrarse en medio del fuego político con injustas y lamentables consecuencias.

Son titulares sensacionalistas, tuits que promueven el escándalo y políticos que buscan protagonismo, los elementos que configuran un escenario de sospecha para quienes sólo tuvieron el gesto generoso de aceptar un encargo público. Así, sin procesos judiciales de por medio, sino con mezquinas acusaciones políticas, terminan siendo juzgados por la corte de la opinión pública y encontrados como culpables en las conversaciones de redes sociales. Detrás de ellos hay madres, hijos, familia a la que estas acusaciones políticas, hechas con mala fe o con exagerada suspicacia terminan afectando.

Queridos amigos y amigas, que en Cuenca su trabajo ha sido un referente en sus áreas profesionales, hoy se encuentran en medio de este fuego político cruzado. Hacia ellos y ellas mi solidaridad y deseo que en medio de todo encuentren la paz de una conciencia tranquila y el apoyo de los amigos y la familia. (O)