Deportivo Cuenca recupera estabilidad con Gabriel Schürrer y vuelve a soñar en la Sudamericana

Gabriel Schürrer tiene un porcentaje de efectividad similar al de 2017. API
Publicidad

La última clasificación a un torneo internacional del Deportivo Cuenca fue en 2017 bajo el comando técnico de Gabriel Schürrer.

Después de un lustro el estratega de 51 años retornó a la tienda colorada y está a siete fechas de inscribir nuevamente al club en un certamen de la Conmebol.

En su primera etapa alcanzó 61 de 132 puntos en disputa, un 46.21 % de efectividad. El equipo terminó séptimo entre 12 y clasificó a la Sudamericana.

De local sumó 41 de 66 puntos (62.1 %), marcó 35 goles y recibió 22. De visita sumó 20 de 66 puntos (30.3 %), anotó 16 goles y recibió 27.

En su segunda etapa registra a la fecha 33 de 66 puntos posibles, 50 % de efectividad. El equipo marcha séptimo entre 16 y está en zona de Sudamericana.

publicidad

De local suma 19 de 33 puntos (57.5 %), marca 15 goles y recibe 12. De visitante consigue 14 de 33 puntos (42.4 %), anota 6 goles y recibe 8.

En diálogos pretéritos con la prensa Schürrer destacó que este año, en relación a 2017, difiere bastante porque tuvo que armar un equipo nuevo con jugadores entre experimentados y de proyección.

Pese al tiempo que se requiere hasta que el grupo se conozca y asimile la idea de juego, y pese a una serie de lesiones que han sido comunes en el transcurso de la temporada, el equipo se mantiene lejos de la zona del descenso como fue habitual en los últimos años.

Antecedentes

En 2018 el Cuenca fue noveno entre 12 con 45 de 132 puntos posibles (34 %). Terminó el año con tres directores técnicos. Empezó con el argentino Aníbal Biggeri, continuó con el uruguayo Guillermo Sanguinetti y remató con el venezolano Richard Páez.

En 2019 fue décimo entre 16 con 41 de 90 puntos disputados (45,5 %), descontando los dos que perdió en la mesa por no presentar roles de pago. Estuvo cerca de ir a la Sudamericana. El uruguayo Tabaré Silva le tomó la posta al argentino Luis Soler.

En 2020 fue duodécimo entre 16 con 31 de 90 puntos posibles (34,4 %). Se salvó del descenso por un punto. Otro año más hubo inestabilidad en el cuerpo técnico. Lo que empezó Tabaré Silva terminó el argentino Guillermo Duró.  

En 2021 repitió el duodécimo lugar con 32 de 90 puntos (35,5 %). Por cuatro puntos se salvó del descenso. El equipo fue dirigido al inicio por Duró, después llegó Guillermo Sanguinetti para cerrar el año.

En 2022 Schürrer ha logrado esa estabilidad que el Club necesitaba en lo deportivo y que va de la mano con la tranquilidad que les brinda el directorio al cumplir con los compromisos pactados.