Sectores inmobiliario y de construcción están estancados

El sector de la construcción también se encuentra estancado por inestabilidad económica, política y social.

Las propuestas de construcción de viviendas a nivel privado actualmente tienen mayor demanda. Xavier Caivinagua/El Mercurio
Publicidad

La venta de inmuebles no logra recuperarse a niveles prepandemia y sufre un estancamiento, según datos de la Cámara Inmobiliaria Ecuatoriana (CAINEC).

“Estamos estancados. De hecho, el PIB (Producto Interno Bruto) actual con relación al 2019 evidencia un sector que no ha logrado recuperar sus cifras antes de la pandemia del COVID-19”, señala Adrián Rodríguez, presidente de la CAINEC, con respecto a la venta de inmuebles.

Problemas económicos

El directivo atribuye que el país atraviesa esta situación debido a muchos factores, tales como la inestabilidad económica, política y social.

“Por un lado, tenemos la iniciativa del Gobierno Nacional de bajar las tasas de interés e impulsar el crédito, además que la banca pública ha bajado sus tasas de interés, pero si no existe empleo es imposible endeudarse”, sostiene.

publicidad

Añade que, al no tener gobernabilidad, se genera incertidumbre ante la falta de plazas de trabajo, conflictos en reformas tributarias o un potencial paro nacional, por ejemplo, “afectando el nivel de inversión y capacidad de crecimiento”.

Estos factores influyen en la inversión: “Hay temor a endeudarse o simplemente hay una menor liquidez”.

Rodríguez detalla que inclusive existe un portafolio de inmuebles 2020 y 2021 que aún no se han vendido. Así, al existir mucha demanda y poca oferta se origina que se asienten los valores.

Especulación

A la par, se observa un “mercado especulativo”. Explica que Cuenca es la ciudad con el suelo más costoso del país, por lo que es necesario una orientación de los precios.

Considera que es importante la generación de históricos de ventas de inmuebles, ya que, según el análisis del gremio, información imprecisa circula en lugares como las redes sociales generada por “gente que desconoce un criterio de valoración”, lo que hace que la vivienda sea inaccesible.

Opciones

El ejecutivo recuerda que existe un crédito especial para fomentar la venta de viviendas de interés social, a través de los préstamos VIP y VIS.

El primer crédito se destina para casas nuevas con un valor de entre 75.654 y 97.000 dólares, mientras el otro aplica hasta 75.650 dólares, en proyectos habitacionales aprobados por el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (MIDUVI).

“Cuenca siempre ha preferido la vivienda al departamento. La pandemia hizo inclusive que se afiance más esa tendencia por el hecho de tener un espacio abierto o de recreación”, analiza Rodríguez.

Esto no quiere decir que los departamentos se han paralizado, sostiene, pues existe un cambio generacional de compradores que les gusta andar en scooter o bicicleta o ya no quieren tener familias numerosas. “Hay algunas empresas que invierten en estudios de mercado, entienden a su consumidor y desarrollan productos con base a un mercado establecido”, acota.

Aniversario y actividades

La Cámara Inmobiliaria Ecuatoriana (CAINEC) conmemoró este 19 de septiembre un año de aniversario, con la adherencia de 130 socios, divididos en ocho provincias y representando aproximadamente 1.500 plazas de trabajo. “Este proyecto ha tenido una gran acogida”, destaca su titular.

Adrián Rodríguez (C), presidente de la CAINEC, durante el aniversario de la entidad inmobiliaria. La ceremonia se desarrolló el 15 de septiembre en el hotel Dann Carlton, de Quito.

La entidad surgió con el objetivo de satisfacer las necesidades del sector, que ha ido evolucionando con el paso del tiempo, a tal punto que la legislación para el corretaje inmobiliario tiene 40 años y no ha evidenciado cambios sustanciales que involucren a nuevos actores.

Así, por ejemplo, citó que antes se hablaba de los mandatos, quienes se encargaban de la venta de inmuebles, más hoy en día se cuenta con empresas y franquicias internacionales.

La Cámara se estableció para atender y vincular a todas las aristas de la cadena de servicios: personas naturales, jurídicas (empresas), ONG´s o asociaciones, promotores, desarrolladores e incluso peritos avaluadores, enfocados básicamente en el desarrollo de opciones de vivienda, recordó Rodríguez.

El ejecutivo informó que en la actualidad desarrollan un trabajo mancomunado con el Ministerio del Trabajo para levantar el Perfil de Competencias del Corredor y Broker inmobiliario. “Siempre ha sido una necesidad que el Gobierno Nacional forme parte de la regulación de nuestro sector, siendo supervisor y eje de control”, expresó.

De este modo se propone la generación del Registro Único Inmobiliario (RUI), a nivel nacional, que vendría a ser una acreditación, con una base de datos de todas las personas calificadas como competentes para realizar esta actividad que estará a disposición de la ciudadanía.

La creación de esta herramienta traerá cuatro beneficios: conocimiento del Estado de las personas naturales o jurídicas que se dedican a esta actividad, lo cual generará tributación, extirpación de evasión tributaria y lavado de activos, y hasta por seguridad, ya que hay gente que funge como corredor de bienes raíces y busca información para extorsionar. A la par se apunta a reformar al Código de Comercio.

Dentro de la Cámara también se definieron fideicomisos, una instancia que garantiza el cumplimiento de las obras en el tiempo y la calidad previstas. “No se busca monopolizar sino elevar el nivel de servicio, y el principal beneficiado es el ciudadano”, explica.

Por otra parte, la CAINEC organizó el I Congreso Inmobiliario en Cuenca el mes de junio, donde asistieron 250 personas de diferentes países, entre ellos exponentes de Argentina, así como representantes del colegio de Notarios, Servicio de Rentas Internas (SRI), Iván Tobar, gerente del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (BIESS) y Darío Herrera, ministro de Desarrollo Urbano y Vivienda de ese entonces, que ahora se encuentra al frente del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, a pesar del paro nacional que se suscitó ese mes.

La CAINEC también prepara la presentación de una gaceta informativa a finales de 2022, y organiza el II Congreso Inmobiliario en Guayaquil, a realizarse en junio de 2023.

Construcción a la expectativa

Javier Ordóñez, director de la Cámara de Construcción de Cuenca, señala que este sector también se ha visto afectado por diferentes razones que incluyen la seguridad.

El directivo citó que en el 2016-2017 se presentó un problema para la construcción con el tema de la inseguridad jurídica debido a las leyes de la plusvalía y herencias, que finalmente fueron derogadas. “Estas propuestas frenaron la absorción que se tenía sobre todo con los mercados inmobiliarios”.

Adicionalmente con el cambio de Gobierno y las políticas dadas hay una desinversión en la construcción pública, lo cual provocó una caída de casi tres puntos del PIB.

En 2019, la situación empeoró con un paro nacional y luego la pandemia. No obstante, sostiene que el sector de la construcción se encuentra optimista con una reactivación.

A estos hechos se suma las recientes movilizaciones y la guerra en Ucrania. “Fueron 18 días de paro, que rompieron la cadena logística, así como la interrupción de la producción de materiales”.

“No estamos a los niveles de producción que teníamos años anteriores, pero, por lo menos, en Cuenca estamos a la expectativa con la aprobación del Plan de Uso y Gestión de Suelo”, dijo Ordóñez.

En este sentido, cree que en Cuenca han faltado políticas en beneficio de vivienda de interés social y público, como fondos subsidiados. (I)

LA CIFRA

40

por ciento de las operaciones que se realizan en bienes inmuebles son generadas a través de la intermediación inmobiliaria, según la CAINEC.