Bosque seco será protegido en Santa Elena

Bosque seco Santa Elena
Foto del sector Mata Palo, Santa Elena tomada de la página Imagen cortesía tomada de la página natureandculture y cedida por la Fundación Paisajes Sostenibles (PASOS).
Publicidad

Más de 112.000 hectáreas de bosques secos y húmedos serán preservados con la creación de un sistema de áreas protegidas en la provincia de Santa Elena.

Así lo informó este miércoles 21 de septiembre de 2022 en un comunicado la organización ambientalista Naturaleza y Cultura Internacional (NCI).

El Sistema Provincial de Áreas de Conservación y Uso Sostenible de Santa Elena (SPACUS) se creó el pasado 31 de agosto con el objetivo de abarcar 112.450 hectáreas que contienen una alta biodiversidad de animales y plantas, y que resguardan las principales fuentes de agua para toda la provincia.

“Para nosotros es importantísimo ya que Santa Elena no cuenta con fuentes hídricas propias. La única fuente hídrica es el bosque”, afirmó en el comunicado la directora de Gestión Ambiental de Santa Elena, Bertha Carpio.

El denominado SPACUS cubre 80,7 % del bosque nativo de la provincia de Santa Elena y el proceso para su creación estuvo liderado por el gobierno provincial de Santa Elena y la Fundación Paisajes Sostenibles, con el apoyo de NCI y Andes Amazon Fund.

publicidad

Desplazamiento sin peligro

Con este sistema se espera que animales que necesitan territorios extensos puedan desplazarse sin peligro entre distintas áreas naturales protegidas, desde el Parque Nacional Machalilla, en la provincia de Manabí, hasta la Reserva Ecológica Comunal Loma Alta y el Bosque Protector Chongón-Colonche, en Santa Elena.

Como muestra, en el bosque protector de la Chongón-Colonche existen alrededor de 171 especies de aves y 37 especies de mamíferos, aunque los científicos estiman que el número de especies es probablemente mayor, pues todavía hay margen para estudios más detallados.

La zona que abarca el SPACUS, con remanentes de ocho ecosistemas terrestres biodiversos, es propia de aves endémicas tumbesinas con una de las mayores concentraciones del mundo al contabilizarse al menos 56 especies distintas, como el colibrí estrellita esmeraldeña (Chaetocercus berlepshi).

Algunas de estas especies están declaradas en peligro crítico de extinción, como el papagayo de Guayaquil (Ara ambiguus).

Paisaje fragmentado

Santa Elena es, por sus playas, una de las zonas más turísticas de Ecuador, pero de acuerdo con NCI, «la expansión de la frontera agrícola ha dejado un paisaje de bosques fragmentados en la costa del país, aislando a poblaciones de animales como el jaguar, puma o mono capuchino».

«La costa del Ecuador es la región que menos áreas protegidas terrestres tiene y lo más preocupante es que hay cada vez menos bosque. Todo lo que hay está muy fragmentado. En Santa Elena se encuentra uno de los últimos remanentes de bosque de la costa», señaló el director ejecutivo de la Fundación Paisajes Sostenibles, Max Lascano.

El SPACUS también almacenará 17 millones de toneladas de carbono para mitigar el cambio climático global y resguardará el 97,5 % de las fuentes hídricas de Santa Elena, provincia considerada como una de las más susceptibles a sequías según el Plan Nacional de Sequía 2021-2030.

Por su parte, el director de Conservación de NCI, Renzo Paladines, incidió en que «en estas áreas se protegen las fuentes de agua que abastecen a la mayoría de ciudades y pueblos de la provincia y a todos los hoteles, complejos vacacionales y otros emprendimientos turísticos e industriales». «Por eso es fundamental su protección”, concluyó.