La cuencana Geomara Guzhñay es campeona con Ñañas en la Superliga Femenina

Superliga Femenina
Geomara Guzhñay levanta el trofeo que le acreditó a Ñañas como campeón de la Superliga Femenina 2022.

Apenas llegó a Cuenca, Geomara Guzhñay se juntó con sus amigas de infancia para hacer lo que más les gusta: jugar fútbol. El domingo 25 de septiembre de 2022 la “Bicho” -como la conocen en el medio- celebró con Ñañas el título en Superliga Femenina.

Es la primera futbolista cuencana que levanta el trofeo de la máxima categoría del balompié femenino con un club de Quito, lejos de su tierra natal.

En 2020 la coterránea Tatiana Bermeo fue vicecampeona nacional con Ñañas que perdió la final con El Nacional. 

Este año “Geomi” fue una de las figuras en Deportivo Cuenca durante la fase de grupos. Su velocidad, su capacidad para regatear y ganar la línea de fondo captaron la atención de algunos clubes.

Geomara Guzhñay fue la figura del Deportivo Cuenca frente a Quito FC en el estadio Alejandro Serrano Aguilar.

La propuesta de Ñañas convenció a sus padres y pudo sumarse como refuerzo para los playoffs.

En cuartos, ante Liga de Quito, estuvo en la banca en el partido de ida. En la vuelta entró al cambio en el minuto 87. Luego se ganó la titularidad.

En semifinales y finales el profesor Francisco Ramírez le dio la oportunidad desde el primer minuto de juego ante Barcelona e Independiente del Valle, respectivamente.

Al principio era como que no me entendía muy bien. Después me fui acoplando… No sé si sabían, pero empecé a jugar de volante. El profesor me decía que cuando tenga el balón, vuele y busque el gol con mis compañeras.

El fútbol y los estudios

La pasantía fue corta y muy gratificante, en todo aspecto. “Fui mejorando en muchos sentidos. Por ejemplo, en pases de primera fallaba bastante, me decían que me ubique bien. Poco a poco fui acoplándome”.

Ñañas representará al Ecuador en la Conmebol Libertadores Femenina dentro del Grupo B junto con el uruguayo Defensor Sporting, el argentino Boca Juniors y el brasileño Ferroviária. El certamen comenzará el próximo 13 de octubre en Quito.

La azuaya asegura que encontró un equipo de “muy buenas” jugadoras y personas. Aún no decide si regresará para jugar el torneo continental o se queda en la capital azuaya por sus estudios. Ella cursa el último año en el Colegio Herlinda Toral.

Inicios en el fútbol

Geomara Guzhñay nació hace 17 años en Nulti. Tiene dos hermanas: su gemela Melissa, y la mayor Jessenia. Todas aman el fútbol.

Recuerda que desde los tres años de edad salía a jugar detrás de la casa con su primo Paulo Tenesaca. En las pichangas se integraban otros vecinos.

Después ingresó a la Escuela de Fútbol de su parroquia y empezó a jugar Ascenso con el Independiente JL de Jaime Lojano.

Luego se vinculó al Atlético Cuenca de Álex Marca y representó al Azuay en Juegos Nacionales.

Kléber Bravo le abrió las puertas a la Superliga Femenina. En 2021 le llevó al Técnico Universitario. Jugó 12 partidos y anotó un gol.

En 2022 le llevó al Deportivo Cuenca. Jugó 13 partidos y marcó dos goles. En total -sumando los cotejos con Ñañas- registra tres goles en 30 partidos.

Apoyo de padres

Sus padres Elizabeth Tenesaca y Walter Guzhñay no les gustaba que se involucre demasiado en el fútbol.

“La que me apoyaba era mi hermana mayor. Era la que les rogaba a mis papis, la verdad… Mi mami decía que primero es el estudio y después el fútbol. Yo le decía: sí, mamá. Pero para mí era al revés. Ahora me dice: haz lo que te gusta…”.

Su sueño es llegar a la Selección Nacional y jugar en el exterior sin olvidar sus orígenes y a quienes le ayudaron a salir adelante.

“Para mí el fútbol es amor”, afirma y lo demuestra con sus amigas de infancia con quienes ríe y disfruta cada jugada con la misma sencillez de siempre.

Kléber Bravo

Recuerda que conoció a Geomara cuando tenía 14 años y defendió a Deportivo Cuenca en el Campeonato Nacional Sub 16 Pro Evolutions. Desde el inicio vio en ella la tendencia a jugar por la banda.

A veces le cuesta un poquito la marca y el retroceso, pero poco a poco ha ido mejorando. Ella es bastante ofensiva, la posición de extremo le calza muy bien. Pese a ser derecha juega muy bien por la izquierda, es encaradora, en el mano a mano es difícil quitarle la pelota.

Detalles

  • Los hobbies de Geomara son conocer nuevos lugares con sus amigas, dibujar y pintar personajes de series animadas o paisajes.
  • Admira tanto a Cristiano “El Bicho” Ronaldo que su cuenta de Instagram lleva la palabra que utiliza el portugués en la celebración de sus goles: @geomi_siuu.
  • Tomó el apodo de “Bicho” después que hizo una chilena tras un tiro de esquina cuando jugaba en Técnico Universitario.