Greenpeace: las empresas corrompen la negociación de un tratado contra polución plásticos

AME7308. CIUDAD DE PANAMÁ (PANAMÁ), 23/02/2022.- Fotografía de la basura acumulada en la playa de Costa del Este. el 14 de febrero de 2022, en la bahía de Panamá, una de las más contaminadas en la Ciudad de Panamá (Panamá). Los océanos se han convertido en inmensos sumideros de desechos plásticos. La panacea del reciclaje fue un espejismo. La contaminación por resinas persistentes constituye un problema complejo que requiere soluciones globales coordinadas, explican a Efe en la fundación latinoamericana MarViva. El manejo de los desechos plásticos es uno de los temas principales de la quinta sesión de la Asamblea Medioambiental de la ONU (UNEA 5), que comienza el próximo 28 en Nairobi (Kenia). EFE/ Carlos Lemos

Nairobi.- La ONG Greenpeace lamentó hoy que las reuniones destinadas a avanzar hacia un tratado mundial legalmente vinculante sobre la contaminación por plástico que están celebrándose en Nairobi han sido corrompidas «por los productores de petróleo y gas», a los que acusan de desviar las negociaciones.

«Los gobiernos están permitiendo que los intereses de los combustibles fósiles impulsen las negociaciones hacia un tratado que, sin duda, empeorará el problema del plástico y acelerará la crisis climática», dijo el jefe de la delegación de Greenpeace en estas negociaciones, Graham Forbes, en un comunicado.

Estaba previsto que la tercera reunión del Comité Intergubernamental de Negociación (INC-3), una inicativa acordada en marzo de 2022 durante la V Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente (UNEA-5) de Nairobi, terminase este domingo, pero fuentes cercanas a las conversaciones informaron a EFE que las conclusiones no se anunciarán hasta el lunes debido a los desacuerdos entre los negociadores.

«Nuestros líderes han optado por tratar a las empresas petroquímicas como las únicas partes interesadas a las que vale la pena escuchar», señaló Forbes.

«Cuando las negociaciones se reanuden en Canadá en abril de 2024, nuestros líderes deben estar preparados para mostrar un nivel de valentía y liderazgo que aún no hemos visto», añadió, después de indicar que «necesitamos encontrar una manera de avanzar sin que los productores de petróleo y gas dicten los términos de nuestra supervivencia».

La ronda de negociaciones de Nairobi, que se celebra después de reuniones en Punta del Este (Uruguay) y París, tiene una importancia añadida porque los delegados de los 175 países que aprobaron en la UNEA-5 el proceso para forjar el tratado ahora pueden debatir con el primer borrador del pacto en las manos.

El documento propone medidas posibles, desde las posturas más ambiciosas, que piden la limitación de la producción de plásticos y el establecimiento de normas globales y vinculantes, hasta las menos, que se centran en el reciclaje y la gestión de residuos.

«El objetivo principal sería tener un mandato claro» para poder «preparar un texto revisado (del tratado) con el fin de avanzar», dijo el presidente del comité de negociación, el peruano Gustavo Meza-Cuadra, en una rueda de prensa en Nairobi este lunes, al comenzar las conversaciones de la capital keniana.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el mundo produce alrededor de 430 millones de toneladas de plástico cada año, dos tercios de las cuales se convierten rápidamente en residuos cuya gran parte termina contaminando la tierra, el mar y el aire, al mismo tiempo que se abre paso cada vez más en la cadena alimentaria de los humanos.

Además, los plásticos generaron en 2019 un 3,4 % de las emisiones globales de gases invernadero, poniendo en riesgo los esfuerzos por no superar el límite de 1,5 grados de calentamiento global, de acuerdo con la agencia de la ONU.

Las negociaciones para acordar un tratado internacional contra la polución por plástico cruzarán esta semana su ecuador en Nairobi, antes de las próximas dos citas previstas en abril de 2024 en Canadá y en el segundo semestre de ese año en Corea del Sur. EFE