¿Qué hacer?

Aurelio Maldonado Aguilar

Publicidad

Son cuatro años de mi graduación y no consigo trabajo en lado alguno. Presenté muchas carpetas tratando de lograr un postgrado en el Ecuador o en el extranjero y fue imposible. Gasté en viajes para dar exámenes en varios países y siempre fui excluido de entrar en un postgrado incluso en institutos y hospitales privados de Latinoamérica y Europa. Tengo deudas derivadas de estos esfuerzos y devaneos y sin trabajo se me vuelven imposibles de pagar y que me colocan cerca de que me ejecuten garantías y castigos. Siendo médico graduado se me vuelve difícil, si no imposible, trabajar como enfermero y haciendo guardias en cuidados de ancianos o personas minusválidas que requieren un manejo especial y que, claro, no se hacerlo por nunca haber estado en estas prácticas y estudios. He sido docente de Universidad toda mi vida de profesional médico y me ha tocado muchas veces escuchar estos lamentos de distinguidos exdiscípulos que, desesperados y desocupados, ven que su esfuerzo de años fue inútil para ganarse la vida legal y honestamente con sus destrezas adquiridas. Junto conmigo brillantes docentes y en las tres distinguidas Universidades de Cuenca y la Provincia donde trabajé y trabajo por 4 décadas ya, bregamos por la excelencia profesional de nuestros educandos y siempre tratando de entregarles nuestros mejores conocimientos y experiencias en beneficio de su experticia, sin embargo, luego de culminar la carrera, no encuentran trabajo por mucho que lo busquen en distintas áreas y latitudes. Lastimosamente esto sucede no solo en nuestro ámbito médico, sino también en el resto de las carreras que las instituciones ofrecen. ¿Qué Hacer? ¿Cuál sería la conducta a seguir para que no suceda esto? ¿De qué nos sirve llenar de capas y birretes a jóvenes ilusionados que luego se deprimen al no tener sustento con sus títulos conseguidos con esfuerzo y que engordan la enorme masa desempleada que cunde en el país? ¿Cuán lastimero puede ser el inflamar la esperanza de un muchacho que ya no puede regresar a hacer labores de menor rango? Parece llegar la hora de replantear nuevas estrategias. Incentivar carreras intermedias beneficiosas y productivas que están siendo escasas donde si hay trabajo bien remunerado. No critiquemos a las Universidades de las que somos parte y producto, pero si intentemos encontrar solución a la crisis de graduados frustrados y desempleados de todas las carreras. Es indispensable y difícil lograrlo. (O)

publicidad