Cuenca respira en amarillo

La reanudación de las actividades comerciales permite que la economía empiece a dinamizarse

Publicidad

John Machado

El cambio en el semáforo hacia amarillo hace que la ciudad tenga un respiro en medio de su asfixiante crisis económica, que según los gremios de la producción deja unos 450 millones de dólares en pérdidas.

Las cifras oficiales sobre la paralización del aparato productivo de la ciudad coinciden con la baja recaudación de impuestos.

De acuerdo con el Servicio de Rentas Internas (SRI) entre marzo y abril del 2019 se recaudó 141,4 millones de dólares en Cuenca, mientras que en el mismo período de este año se llegó a 92,1 millones de dólares, una diferencia en menos de 49,3 millones.

Las cifras se reflejan en la realidad de los comerciantes, pequeñas industrias y artesanos que retomaron actividades desde ayer.

publicidad


Juan Carlos Moreno, quien tienen un almacén de ropa en el Centro Histórico, comenta que sus deudas bordean los 12.000 dólares. “Vemos movimiento y eso nos da esperanza, así que aquí estamos, al pie del cañón” afirma.

La dirigente de los artesanos, Piedad Soto, comenta que ese mismo espíritu emprendedor es el que tienen sus socios que ayer retomaron actividades en talleres y galerías.

Soto espera ahora que ese ímpetu por sumar el hombro a la recuperación económica cuente con el financiamiento necesario para superar la crisis.

“Hemos tenido conversaciones con autoridades locales y nacionales, estamos a la espera de la apertura de préstamos de la banca pública para reponernos” afirma la dirigente.

Un sector que empieza entre altibajos es el hotelero, que cuenta con 220 locales en la ciudad, de los que al menos 20 han cerrado sus puertas y no piensan en abrir pronto. En contraparte, 30 locales se apuntaron al protocolo de regreso a la actividad.

El dirigente hotelero, Juan Pablo Vanegas, explica que a pesar del semáforo en amarillo, las restricciones en vuelos y transporte interprovincial, así como la nula actividad turística, hace que reabrir las puertas no sea rentable por ahora.

La fe es una de las pocas cosas que quedan a quienes han perdido más que la salud durante la cuarentena, y eso se ve reflejado en las filas que se formaron ayer en las afueras de la Catedral Nueva, que reabrió sus puertas solo para rezos.

El Arzobispo Marcos Pérez indicó que solo se permitirán oraciones personales de hasta 15 minutos y pidió a la población vulnerable quedarse en casa. “Juntos pediremos por mejores días”, afirmó.

 

Protocolos

En la sesión del último viernes el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional aprobó los protocolos del plan piloto de las 117 empresas vinculadas a la Cámara de la Pequeña Industria (CAPIA) con lo que el sector industrial se pone en marcha en su totalidad.

En Cuenca la industria y pequeña industria son las actividades de mayor generación de empleo directo, con unas 28.000 plazas en promedio.

También se aprobaron los protocolos del sector turístico lo que en un inicio permite el  retorno ordenado de ocho establecimientos de comida, informó la directora de la Fundación Turismo de Cuenca, Angélica León.

Las cafeterías, heladerías y restaurantes de las cadenas Tutto Freddo y Melatte, Golden Prage, Dominos Pizza, La Placita, La Esquina y Los Kanibales fueron inspeccionadas y pueden retomar la atención.

El COE Nacional también permite el regreso de los talleres y comercios artesanales. Su protocolo se trabajó con el apoyo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) y la Empresa de Desarrollo Económico (EDEC).

El alcalde Pedro Palacios llamó a la corresponsibilidad de la población para que la reactivación económica no derive en un incremento de casos en el cantón.